La mosca tras tantas orejas

Desde hace una semana, estoy intentando adaptar un poquito mis hábitos a un posible embarazo. He reducido el consumo de cafeína, lavo minuciosamente todos los alimentos, intento hacer una dieta sana, consumir más frutas y zumos… En cuanto al consumo de alcohol, el mío siempre ha sido bastante ocasional: una cervecita de vez en cuando, pero nada habitual. Mi intención es reducir ese consumo de alcohol aún más, pero alguna copita de vino o cava caerá, dadas las fechas.

Pues bien, ayer dimos una vuelta por el centro con mi suegra y algo pasó. Acabamos en un bar, ellos pidieron cerveza y yo fanta de naranja (no es raro que yo pida refresco, aunque suele ser cocacola). En una de las tapas, un huevo cuajado resultó estar muy crudo por un lado y yo dije que ya no comía más. Mi marido dice que su madre le echó una mirada inquisidora. No lo entiendo, ¡yo nunca me comería un huevo así, ni con embarazo ni sin él! Me da mucho asco la clara cruda y le tengo mucho miedo a la salmonelosis desde que una pariente la contrajo comiendo pasteles.

Luego, ya solos, paramos en el bar de un vecino nuestro. Yo pedí otra fanta y enseguida llegó la mirada interrogante del vecino. Expliqué que estaba un poco molesta del estómago (tenía que haberle dicho la verdad, que tenía molestias menstruales) y casi fue peor.

Hace poco más de tres meses que nos casamos y todo el mundo está con la mosca detrás de la oreja. Están deseando leer en mí señales de un embarazo que, de momento, no existe. Y yo sé que la búsqueda que acabamos de empezar puede durar meses, años. Me incomoda que se observen mis hábitos alimenticios en busca de una señal. No necesito esa presión.

Anuncios

13 comentarios en “La mosca tras tantas orejas

  1. Mientras únicamente observen… el problema puede empezar cuando te lancen indirectas. Aunque lo mejor siempre es ser diplomática.

    Recuerdo que este verano, una semana después de ver el positivo, fui con mi padre a un restaurante y se extrañó muchísimo al ver que no pedía un solomillo poco hecho como de costumbre. Después el camarero nos dijo que debíamos pedir dos unidades así que él se quedó sin, esperando hasta el último momento a que cediera, con una cara de asombro increíble. No creo que fuera a sospechar nada sobre un posible embarazo, ya que los hombres no tienen esa picardía, pero yo me sentí en el punto de mira, como si tuviera que justificar mi elección.

    Intenta no darle muchas vueltas al tema de las cotillas y si es preferible limita tus salidas con este tipo de gente ¡Aunque seguro que ves un positivo antes de lo que piensas!

  2. Bueno, mujer, tampoco los definiría como cotillas. Son personas que nos quieren bien y que se alegrarían mucho: la madre de mi marido y un vecino con el que tenemos mucho trato y amistad. Pero me pongo a pensar: si así son las cosas cuando aún no pasa nada, ¿cómo conseguiré guardarlo en privado hasta que suceda?

    ¡Un besazo!

  3. Yo recuerdo que intente hacerme la tonta… ejemplo… deje de fumar porque comenzaba el nuevo año, deje de tomar tanto cafe porque dije que notaba que me estaba afectando cada dia mas… y en mi caso la cerveza nunca me gusto asi que fue facil esa parte. Pero mi concejo no pedido que te voy a dar sin conocerte, es que no lo conteis, porque la gente es agobiante, sin quererlo pero son asi!
    Besos y me quedo visitandote! 🙂

  4. Uffff…sí, es verdad. Que piensen lo que quieran, pero que no te hagan a ti darte cuenta de sus suposiciones. porque si ya agobia el estar buscando y esperar, más agobia que la gente de alrededor esté pendiente. Que lo mismo te quedas embarazada ya y no tienes mucho que aguantar, pero como la cosa tarde algo, debe ser molesto esas cosas.
    Lo del huevo….¡Quién en su sano juicio se comería un huevo con moquillo! Jajajaj. A mi también me da asco eso.

    ¡Besos!

    • Jajaja, pues al parecer mi marido y mi suegra se lo comen tan a gusto (de hecho, ellos se terminaron la tapa). Yo hay cosas que he cambiado (por ejemplo, yo era de ir desde la frutería hasta casa arrancando uvas y comiéndomelas sin lavar) pero lo del huevo para nada, ¡es que siempre me ha dado mucho asco!

  5. No te agobies con esas cosas por que se te va a hacer muy largo jajaja. Lo mejor es dejarlo pasar y no darle más importancia de la que tiene. Es normal que quieras tomar ciertas precauciones pero no te dejes intimidar por tener ciertos hábitos diferentes. En mi caso me extrañó que mi madre no sospechase nada por que dejé de tomar la comida más especiada.

    • No creo que a mí me cueste demasiado dejar de comer ciertas cosas, aunque sé que mi padre me lo notará rápido: siempre quiere tomarse vinos conmigo e invitarme a caña de lomo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s