Sueños para 2014

Aunque no me gusta la Navidad, normalmente me hace mucha ilusión la llegada del nuevo año. No soy aficionada a cotillones o fiestas, es más, no acabo de entender por qué todo el mundo siente la necesidad de salir precisamente esa noche del año, una noche en que casi todos han bebido demasiado y cada rincón de la ciudad está abarrotado.

Lo que me gusta de la llegada del año nuevo es que es un momento estupendo para repasar lo vivido en el último año y fantasear con nuestros deseos para el año que comienza. Hace muchos años que vivo con ilusión estos últimos días de diciembre dedicada a esta tarea, pero fue hace un año cuando dejé de hablar de propósitos para hablar de sueños. Un sueño es algo mucho más amplio que dejar de fumar o ir al gimnasio, no es un pequeño cambio de rutina que en el fondo nos permita continuar con nuestra monótona vida. Un sueño es un hito, es una experiencia (grande o pequeña) que deseamos vivir y que nos hará crecer y avanzar en este nuevo año. Lo mejor de todo es que no tenemos por qué tener presión por realizar esos sueños en un año: se trata, simplemente, de una lista de lo que deseamos en un momento determinado que nos ayuda a comprobar si vamos por buen camino. Cuando repasamos la lista de sueños (yo lo hago varias veces al año) debemos comprobar qué hemos cumplido, pero también qué sueños ya no lo son tanto (podemos cambiar de opinión) y qué sueños nuevos deberíamos añadir a la lista.

A mí la experiencia con la lista de sueños me ha dejado muy satisfecha: se han cumplido muchos más de los que yo esperaba, y otros tantos están en proceso (incluso alguno que creía que ya no era posible). Así que me animo a repetir: aquí va la lista de mis sueños para 2014.

Convertirme en madre. Sin duda este tenía que ser el primer elemento en mi lista de sueños, al fin y al cabo es mi mayor ilusión ahora mismo. Acabamos de empezar a intentar concebir, por lo que aún conservo la esperanza de que sea fácil y rápido y dentro de un año pueda repasar esta lista con mi bebé en brazos. Pero si no es así, espero poder tomármelo con calma y mente fría y hacer todo lo posible para solucionarlo: al fin y al cabo, a veces lo único que hace falta es tiempo.

Seguir creciendo como pareja. Si algo he aprendido en cuestiones de amor, es que nunca se deja de aprender. El amor, en cierto modo, es aprender cada día de la otra persona para compenetrarse cada día más. Por eso cada día tenemos que trabajar por convertirnos día a día en un equipo indestructible.

Tener un buen resultado en las oposiciones. Hay que ser realistas: van a convocar 50 plazas de lengua y literatura, así que es realmente muy difícil conseguir una para mí, especialmente dado que hay un altísimo número de interinos por delante y que va a venir media España a las oposiciones andaluzas. De momento, me conformaría con entrar en la lista de sustituciones, a ser posible en un buen lugar.

Conseguir ingresos de una forma más o menos estable. Sé que este sueño lo compartimos tantos españoles que es prácticamente una utopía dada la situación económica actual. Pero, a punto de terminar 2013, una de mis mayores preocupaciones es pensar si podré seguir saliendo adelante como hasta ahora, porque sé que de momento he tenido mucha, muchísima suerte.

Publicar en esa novela en la que estamos trabajando y verla publicada. Poco puedo decir de momento. Simplemente que cuando compartes un sueño con una persona a la que quieres, se disfruta un montón. Vuelve FDP. 🙂

Cuidar mucho a los buenos amigos (y hacer amigos nuevos). Soy muy perezosa, muy comodona. Me encanta estar en casa tranquilita, preparar una cena rica y ver una peli. Pero las amistades hay que cuidarlas, y confieso que aunque me cuesta mucho, disfruto cuando nos reunimos, especialmente si es en nuestra casa o en la de algún otro amigo (al fin y al cabo, soy casera y eso no se olvida). Así que voy a intentar tener muy presente lo bien que me siento entre la gente que me quiere y dejarme querer más a menudo. 🙂

Crecer como persona. Llevo ya un tiempo luchando contra esas partes de mí misma que no me gustan y no me hacen feliz, y aunque he hecho muchos progresos de vez en cuando se me olvida y me sale instintivamente la pauta de siempre. Así que, en 2014, ¡la batalla continúa!

Leer, leer, leer. Estoy tan ocupada con las oposiciones, las clases particulares y mi vida familiar que apenas me queda tiempo para nada más. Pero me hace tan feliz leer un buen libro que quiero seguir sacando un ratito, aunque sea pequeño, para leer.

Animar a mi marido con sus proyectos de cine. Todavía no sé muy bien cómo, pero voy a conseguir que vuelva a escribir. Tengo que hacerlo.

Anuncios

4 comentarios en “Sueños para 2014

  1. Que buena reflexión, dando otro punto de vista a los propósitos de un año nuevo, y centrándolos en sueños. Me ha encantado y comparto muy mucho tu propuesta. También me ha parecido muy buena la observación de que muchas veces esos sueños cambian durante el año, y lo que te parece primordial conseguir a principios de año, no lo es tanto cuando ya ha pasado.

    Por otro lado, tengo que decirte que comparto muchos de tus sueños, en mi post de propósitos del 2014 puedes ver que son muy parecidos, así que espero que los consigamos y podamos contarlo al finalizar el año.

    Feliz año nuevo, y encantada de conocerte.

    Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s