¡Estoy embarazada!

Escribo esta entrada sin saber cuándo decidiré publicarla. Ya han pasado algunos días desde que me hice el primer test en casa, también desde que me lo repitieron en el ambulatorio… y aún no me animo a hacerlo público. Me parece demasiado pronto para contarlo a la familia (todavía pueden pasar muchas cosas) y no me parece apropiado publicarlo en el blog sin haberlo hablado antes con mis personas más allegadas (una vez, en otro blog, tuve espías, y nadie me garantiza que no siga teniéndolos ahora, así que por si acaso soy prudente). ExpectingFinalmente, he decidido ir escribiendo entradas que recojan las sensaciones y experiencias de estos días, con la intención de publicarlas poco a poco cuando decida, por fin, dar la noticia en el blog. No os preocupéis que no os habéis perdido nada por haberos enterado un poquito más tarde que nosotros.

Hoy solo quiero escribir sobre cómo me siento. Ya habrá tiempo de hablar sobre todas las anécdotas de estos días. En cuatro palabras: sorprendida, feliz, extraña y asustada.

Me siento sorprendida porque todo ha pasado muy rápido. En el fondo, ninguno de los dos esperábamos que sucediese tan pronto. Estábamos preparados para que fuese una búsqueda larga, sabíamos que podía llevarnos seis meses o más… y aunque sabíamos que también era posible conseguirlo a la primera (o a la segunda, en nuestro caso) en el fondo lo veíamos tan poco probable que no entraba en nuestros cálculos.

Estoy feliz porque me doy cuenta de que se ha hecho realidad un sueño que me ha acompañado desde hace muchos, muchos años. Me doy cuenta de que me acaricio la tripa constantemente y de que sonrío pensando en el tamaño que tiene ahora y cómo irá creciendo con los meses. La sensibilidad que tengo en los pechos me trae a la mente la imagen de bebés mamando y eso me hace suspirar. Sigo viendo bebés por todas partes, pero ahora no los miro con envidia, sino con la ilusión de pensar cómo será el mío.

Me siento extraña porque, aunque es pronto, ya noto muchos cambios en mi cuerpo. Es raro ser consciente todo el tiempo de que estoy embarazada, y más raro aún no comentarlo con las personas que me cruzo día a día. Estoy embarazada, pero aún no lo parezco, aunque sí que lo siento. Mi cuerpo está lleno de síntomas extraños que no esperaba: algunos los conocía, otros no sabía que existían. Empiezo a tener claro que mi cuerpo no me pertenece solo a mí.

Pero, por encima de todo, me siento asustada. Tengo miedo de que algo salga mal. Creía que era un tópico hablar de los miedos de las primerizas, pero es completamente cierto. Hay síntomas que me producen temor: ¿será normal?, ¿cómo sé que todo marcha bien? De momento he evitado leer sobre las pruebas de cribado del primer trimestre porque no quiero pasarlo mal, pero las cosas que sé que pueden salir mal me atemorizan. Evito cargar peso e intento cuidarme, y apunto mil dudas en un cuaderno para consultarlas con la matrona cuando vayamos a verla. Y mientras tanto, hago lo posible por relajarme y me esfuerzo en considerar cada día que pasa como una conquista: si bien el primer trimestre es el que entraña mayor riesgo, tengo entendido que cuanto más avanza la gestación más disminuye el peligro. Así que felicito cada mañana a mi pequeño embrión por seguir ahí un día más, creciendo y haciéndose fuerte.

Aún me resulta extraño decirlo, ¡estoy embarazada!

(Fecha real de esta entrada: 13 de febrero de 2014)

Anuncios

23 comentarios en “¡Estoy embarazada!

  1. Ya te lo he dicho en la entrada anterior. Pero ¡enhorabuena de nuevooo!

    Muchos besos para los tres. Todos esos temores, sensaciones y felicidad que tienes son normales. Tengo ganas de seguir leyendo más y más… 🙂

    ¡Besos!

    • La verdad es que ahora leo esto y me parece taaaan lejos… ¡y hace poco más de una semana que lo escribí! Cada día que pasa soy más consciente de todo y empiezo a aprender a apartar los miedos para disfrutar la experiencia.

  2. Extraño pero… 100% real!
    Son muy normales esos miedos, no tienes que tratar de no pensar en ellos, porque entonces se convertiran en pensamientos más recurrentes aún. Déjalos que lleguen a ti, que te hagan informarte, cuidarte y valorar las probabilidades reales de que ocurran.
    Ya te comenté en mi entrada sobre los problemas con la placenta que, afortunadamente, las cosas más graves son las más raras. Lo normal, general y probable, es que todo vaya perfectamente 🙂

    • Al principio sentía mucho más miedo, pero ahora empiezo a estar algo más relajada. Lo que sí me preocupa es la posibilidad de un aborto espontáneo, ya que he visto varios en mi familia.

  3. Wowwwwwww. FELICIDADESSSS!!!! Viendo lo difícil que puede llegar a ser, de verdad, te mando un súper abrazo. Enhorabuena!!!! Hay que celebrar todos los peques que vengan al mundo, mas cuandk es tan deseado como vuestro garbancito!!! Un besoteeeee

  4. Menudo sorpreson!! Muchisimas felicidades familia, los miedos como te han dicho en otro comentario utilizalos solo para que te recuerden no hacer sobreesfuerzos pero estate tranquila y disfruta muchisimo del dia a dia.
    Tienes un premio en mi blog 😉

  5. Los miedos son normales, sobre todo al principio. Cuando vayas viendo que las semanas van pasando te irás relajando. Creo que “verlo” en la primera ecografía es un alivio enorme. Es muy emocionante.
    Por cierto, haces genial apuntando todas tus dudas para preguntar después a la matrona. Son tantas cosas, verdad?! Y mientras déjate mimar, date algún capricho y cuídate mucho. Todo saldrá bien!

  6. Ay, una cosita, verás cuando yo estuve embarazada quería un “llamador de ángeles” y me costó mucho encontrar uno (en una joyería y caro). Acabo de ver en boutiquetsecret.com que han puesto una promoción de llamadores. Parecen tener buena pinta. Te lo digo por si quieres uno. Yo lo llevaba siempre puesto. Se supone que si lo llevas durante el embarazo, el sonido se hace familiar para el bebé, así cnd nazca y lo escuche se tranquiliza. Si te gusta la idea, haz que te lo regalen jjjj.

    • Mira Uli me lo ha recordado, yo también tuve un llamador de ángeles, aunque no lo llevaba siempre puesto, llevaba otro amuleto, pero si lo hacía sonar cuando me levantaba para que los angelitos me acompañaran durante el día y al acostarme para que velaran el sueño de mi bebé…si, soy muy supersticiosa!!!

      • Gracias a las dos. La verdad es que yo tengo un llamador de ángeles pero no me gusta, me da mal rollo, quizás porque lo relaciono con la persona que me lo regaló hace muchos años.

  7. Anda!! Me acabo de enterar!! Hacía unos días que no entraba en tu blog!! Muchas felicidades!!! Qué bien!! Me alegro muchísimo!!
    Entiendo lo que comentas. A mi también me paso… primero una felicidad brutal y luego un… ya? También es normal que tengas inseguridades, sobre todo al principio (y también tu pareja) respecto a cómo va a ser todo, cómo os las arreglaréis.. y en nuestro caso también el tema del trabajo y cómo vamos a subsistir… pero a medida que pasan los días, todo se estabiliza.
    Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s