Visita a la médica de cabecera

Me parece muy extraño eso de ir al médico cuando no estás enferma, pero así es el protocolo aquí: primero pasas por el médico de cabecera y luego él te deriva a la matrona. Por eso, pasado el fin de semana pedí cita para mi doctora y por suerte me la dieron para ese mismo día.

doctoraMi médica de cabecera es estupenda. Me la asignaron cuando nos vinimos a vivir a este pueblo y mi marido me vio tan contenta con ella que solicitó que ella nos atendiera a los dos. No he tenido que ir a verla muchas veces, pero siempre me ha atendido muy bien, con una sonrisa, me dio consejos muy sensatos cuando estuve haciendo un tratamiento de seis meses por un problema en el estómago y suele recordar a sus pacientes. No sé si de verdad tiene una memoria de elefante o si tiene la malicia de consultar el expediente antes de que entres, pero sea como sea a mí que se tome ese trabajo me parece una prueba de profesionalidad.

Pues bien, estaba yo en la sala de espera cuando, qué oportuna fui, me dio un mareo gordísimo. No sé si era una náusea matinal, pues, aunque tenía ganas de vomitar, sobre todo estaba mareada. Tan evidente fue que un señor que estaba sentado cerca se ofreció a buscarme un vaso de agua. Después de beber ya me empecé a encontrar mejor.

Por fin pasé a la consulta, y cuando la médica me preguntó qué me pasaba, le dije: «Creo que estoy embarazada». Dije «creo» no porque no estuviera segura, sino porque aún me parecía muy gordo decirlo así, de sopetón. La médico, muy simpática, observó que estaba sonriendo y que por lo tanto era una buena noticia, y empezó a preguntarme si me había hecho un test y qué síntomas tenía. Luego me mandó a la enfermería, porque por protocolo tienen que confirmar ellos el embarazo.

Total, que otra vez a hacer pipí en un vasito y a dirigirme con el vasito cerrado a la enfermería. El enfermero fue bastante un poco brusco: vi que tenía el mismo test que yo había usado en casa, y en lugar de sumergirlo con cuidado de que no sobrepasara el límite indicado por una raya y dejarlo sumergido 15 segundos, hundió el test con fuerza en el contenido de mi vasito y lo sacó en menos de dos segundos. Cómo sería la cosa que cerré de nuevo el tubo de ensayo con la muestra de orina y lo guardé, por si acaso había que repetir el test porque diera negativo.

Por suerte volvió a dar positivo, y, aunque no había sido la primera orina de la mañana, el positivo era bastante más intenso que el de mi primera prueba de embarazo. Me fui con mi test en un sobre de nuevo a la consulta de mi médica, que me recibió otra vez con una sonrisa: «Era positivo, ¿eh?». Y ahí me eché a llorar. ¡Malditas hormonas! Pronto empezaban a surgir efecto. Me extendió el volante para la matrona y me dijo que por un acuerdo con ella los médicos hacían una revisión preliminar, así ella contaba con algún dato cuando nos veía por primera vez.

Anotó mi peso y mi altura, me tomó la tensión (un poco baja, como es habitual en mí), me auscultó para descartar soplos y me preguntó si notaba las piernas hinchadas. Me dijo que mi fecha probable de parto sería el 20 de octubre (aunque yo cumplo las 40 semanas desde la última regla el 17 de octubre, así que esperaré a que me la confirme la matrona). Me dio algunos consejos sobre nutrición y ejercicio e incluyó en mi tarjeta sanitaria el ácido fólico para el primer trimestre y el yodo para el resto de mi embarazo.

En el mostrador de abajo me dieron cita con la matrona para el lunes siguiente. ¡Qué nervios! Aún me parecía todo demasiado irreal.

Anuncios

12 comentarios en “Visita a la médica de cabecera

  1. Jó, qué rápido todo. Cuando yo me quedé, primero tuve que pedir cita para el médico de cabecera, que lo hice por internet y fue de un día para otro. Hasta ahí, igual que tú. Pero cuando fui al médico de cabecera, me dijo que me pedía una muestra de orina, que tenía que llevar al día siguiente!!! Le dije si podría ser ese mismo día y me dijo que no, que para ese día, ya estaban las citas dadas para análisis (de sangre y de orina) y que no podría ser. Así que estuve un día entero con su respectiva noche, deseando que llegara el momento del análisis!!!! Qué horror!!! Y cuando la enfermera o auxiliar metió la tira, me dijo que me saliera cinco minutos de la sala, de vuelta a la sala de espera. Los cinco minutos más largos de mi vida. Para que cuando volviera a llamarme, me diera el resultado.
    Hubiera preferido mil veces hacerlo todo en el mismo día.
    Eso sí, al tener el positivo, no tuve que volver al médico de cabecera, directamente tenía que pedir cita en ventanilla, para la matrona.

  2. Aquí en la S. Social directamente pides cita en ventanilla (o por teléfono) para la matrona. Y cuando fui no me hizo ningún test. Yo iba con el test hecho de casa y ya… no tenía ninguna duda! Cada sitio debe ser diferente… lo importante es encontrarse con gente profesional y maja que te haga el camino más llevadero!

    • Sí, yo creo que el protocolo es diferente no solo entre autonomías, sino entre zonas hospitalarias diferentes. Aquí todo depende de lo marcado por el hospital donde a mí me toca dar a luz. De todos modos, no me importó visitar a mi médica porque es muy maja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s