Pensando en el parto

Queda muchísimo tiempo hasta mi fecha prevista de parto: el 17 de octubre. Sin embargo, es un tema que ha surgido ya varias veces, y que conste que no he sido yo quien lo ha sacado.

Algunas de mis amigas que ya son madres me dicen que intente no pensar mucho en el parto, que a ellas les ponía muy nerviosas. Otras personas simplemente me preguntan dónde tengo pensado dar a luz o si quiero ponerme la epidural, y no escasean las miradas condescendientes si no están de acuerdo con mi respuesta.

La verdad es que no sé si es porque aún está lejos, pero el parto no me da miedo, al menos de momento. Y me reservo el derecho a cambiar de opinión en este tiempo, pero en principio no me siento muy inclinada hacia el uso de anestesia epidural. Sé que el parto duele, que normalmente duele mucho, que probablemente es uno de los dolores más intensos que pueda sentir. No soy tonta. Pero también tengo la sensación de que el dolor forma para mí parte de la experiencia, que sentirlo hará más intenso el anestesiaprimer encuentro con mi pequeño. También pesan algunos de los inconvenientes que pueden asociarse a la epidural y, especialmente, mi miedo a las agujas.

Sí, así como lo oís: no me asusta el dolor del parto, pero sí un pinchazo de anestesia, especialmente teniendo en cuenta el tipo de aguja y el lugar del pinchazo. Creo que sería incapaz de relajarme. Cuando me extraen sangre para una analítica tengo que mirar a otra parte; una vez me pusieron una vía para administrarme un medicamento y se me hizo insufrible, pasé mucha ansiedad, especialmente cuando el medicamento se administró por completo y me dijeron que no podían quitarme la vía hasta que el médico diera su autorización. Sé que me costaría aceptar una aguja, y más en esas circunstancias. Y no me asustan las consecuencias: pienso que puedo informarme sobre otros métodos para paliar el dolor, que quiero darles una oportunidad. Creo que si me informo bien sobre el proceso de parto, conociendo todas sus fases y lo que debo sentir en cada momento, seré capaz de asumir el dolor. Aunque los partos de primerizas suelen durar más, al fin y al cabo son unas horas… y si fuera tan insoportable, no habría mujeres que dan a luz sin epidural, más de una vez, incluso después de haber tenido partos con anestesia.

Lo que de verdad me deja mal cuerpo son las miradas condescendientes. No sé qué pretenden, ¿meterme miedo? ¿De verdad tienen tan claro que me estoy equivocando? Ya me he dado cuenta de que eso de las miraditas y los ojos en blanco son algo habitual cuando le dices a una madre que vas a hacer algo de forma diferente a como lo hizo ella, pero no acabo de comprenderlo. Infórmame, enriquéceme con tu experiencia, pero no me juzgues.

Anuncios

10 comentarios en “Pensando en el parto

  1. Quedando todavia tanto pues es normal que no le estes dando muchas vueltas ni subiendote por las paredes pensando en eso creo yo, tu haz lo que tu creas y con lo que estes comoda. Si no quieres pinchazos pues ya esta, lo de las miraditas y lo que te pueda decir el resto que te resbale y ya esta. Al final eres tu la que pasara por eso no los demas

  2. Yo no pensaba mucho en el parto, pero como mi FPP está muy cerca (12 de julio) ya empiezo a tener un poquito más de miedo… De hecho estas últimas semanas las he dedicado a informarme sobre el proceso y demás y, en principio, tampoco quiero ponerme la epidural (por mi pánico a las agujas y por mi bebé… Creo que es mejor para ambos utilizar otros métodos). Aún así me voy a hacer las pruebas…Por si ese día cambio de opinión, jeje. Si te sirve de algo a mí también me miran raro cuando digo que no quiero epidural…

    Ya te contaré mi experiencia! 😉

  3. Me gusta tu fecha de parto prevista, dos días antes de mi aniversario 🙂
    A mi me parece muy bien que tengas claras las ideas generales de cómo quieres llevar tu parto. Está claro que una vez en situación puedes cambiar de opinión, pero ahora que todas te darán su opinión y esperan que hagas lo que ellas decidieron, es muy bueno saber lo que se quiere para zanjar el tema y que no te mareen!

    un besito!

  4. Yo he dado a luz tanto con epidural como sin ella. No tenía miedo al parto, ni siquiera dias antes y, sin embargo, tengo pánico a las agujas, es más, lo de coger la vía era todo mi miedo de cara al parto. Lo q sí tenía claro es q quería epidural, porque si me tomo un ibuprofeno cdo me duele algo y ese medicamento tiene unos riesgos, lo mismo pasa con la epidural. Los riesgos existen pero son minimos. Si dí a luz sin epidural la segunda vez fue porque llegué al hospital con una dilatación de 8 cm y no dio tiempo. Sencillamente, un abismo entre un parto y otro, vamos, para el tercero me daré prisa xq la epidural es un avance maravilloso. Querer epidural no te hace más débil ni menos madre, como ya he oido alguna vez, sencillamente la medicina avanza para mejorar nuestra salud y bienestar. De cualq manera, me parece perfecto q haya gente q no la quiera. Y el pinchazo es casi lo de menos entre contracciones 😉

  5. Uy, empieza a inmunizarte YA de esas miradas porque, me temo, que van a echarte unas cuantas -digas lo que digas-.
    Mi opinión, es que por más que te imagines cómo será, muy probablemente será de otra forma. Cnd llegue el momento, lo q menos te preocupará será si te ponen vías o te pinchan 😉.
    Mi parto fue una cesárea programada. Me pusieron anestesia intradural (como la epidural pero la aguja entra más y no dejan catéter puesto). Fueron dos pinchazos (imagino q el 1ero sería anestesia local). Ni vi la aguja ni dolió tanto como pensaba. Fue molesto pero rápido y el efecto inmediatísimo. En menos de cinco minutos no sentía absolutamente nada de cintura para abajo.
    Llegado el momento, haz lo que te pida el cuerpo. Si quieres o no quieres epidural lo decides tú. Infórmate bien y pregunta a la matrona/gine todo lo que se te ocurra.

  6. Haces bien en pensarlo ya. Es verdad que aún queda mucho, pero la preparación previa nunca está de más. El tema de ponerse o no la epidural me parece algo tan privado y personal, que jamás se me ocurriría decirle a una mujer lo que tiene o no tiene que hacer. Una vez lo hice y me arrepentiré toda la vida. Es cierto que las complicaciones más graves son muy infrecuentes, pero las hay. Y es cierto que como alivio del dolor, no hay nada igual a la epidural. Por eso hay que informarse muchísimo antes para poder saber a lo que una se expone, tome una decisión u otra.
    De todas formas, por mi experiencia, he visto que quienes tienen más claro que el agua desde el primer momento del embarazo que se pondrán la epidural tienen mucha menos tolerancia al dolor. No se puede pensar que a la primera contracción molesta se va a poner la anestesia, porque no es así, hay veces que la epidural no causa el alivio buscado y hay que estar muy bien preparada por si se diera el caso. He visto a muchas mujeres desesperadas por verse en tal situación, completamente inesperada y desconcertante. Tampoco se puede pensar que por parir sin epidural se es mejor madre o más valiente, ni que es un atraso o un rechazo a los avances médicos de los que disponemos. Como he dicho al principio, es una decisión 100% privada.
    Quien te mira como si estuvieras loca deja claro que no se informó muy bien en su embarazo, porque cuando tienes toda la información disponible, comprendes y respetas que ambas decisiones tienen muchos pros y contras y es entendible que haya gente que le de más peso a unos factores que a otros. Nada es la panacea.

  7. Pues yo estoy como tú, también mi idea inicial es sin, pero pueden pasar tantas cosas que no sé cómo va a acabar ni me quiero sentir “defraudada” si al final decido ponérmela. Pienso, por ejemplo, que quizás tiene que ser un parto por cesárea… así que ahí no queda otra que anestesia… Yo creo que lo mejor es informarse, construir nuestro árbol de decisión en base a supuestos, etc. pero tener siempre la mente abierta para no decepcionarnos o preocuparnos por los medios y no por el fin… es mi opinión 🙂

  8. Yo estaba cagada con el tema de la epidural porque las agujas me dan muchísima ansiedad como a ti. Sin embargo, el de la epidural fue maravillosamente bien (y yo soy de las que me desmayo con los análisis de sangre). No se si fue suerte o qué pero conseguí relajarme entre contracción y contracción. Tenía tanto dolor que me mi mente se portó de 10 para la ocasión y no me moví ni un poquito; ni mareo, ni desmayo, ni nada…. me supo a GLORIA! jaja… Lo que son las cosas. Así que mi consejo es que no lo pienses mucho. En el momento de la verdad es cuando una realmente sabe si puede con el dolor o no, harás lo que quieras y sea cual sea tu decisión será la mejor.
    Besos!

  9. Tema complicado, yo ya estoy indagando mucho sobre el tema y eso que aún me quedan 5 meses de embarazo. Será que me da bastante miedo el parto y la cesarea no me gusta para nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s