Mi embarazo: semana 17

Acabamos de cumplir la semana 18 (¡y cuando leo todo lo que va a pasar esta semana me emociono, aunque tendréis que esperar para saberlo a la semana que viene! 😉 ), así que hoy nos toca hacer balance de lo que ha sido la semana 17 en nuestro embarazo.

Imagen tomada de babycenter

 Nuestro bebé: el bebé mide 13 centímetros y pesa 140 gramos. Sus huesos se están endureciendo, su piel empieza a ser menos translúcida y el cordón umbilical se hace más grueso y fuerte. Su sistema circulatorio sigue bombeando sangre a toda velocidad (que nos lo digan a nosotros, que el otro día escuchamos cabalgar su corazón). Aunque lleva semanas tragando líquido amniótico, es ahora cuando se empieza a desarrollar su sentido del gusto. Según he leído por ahí, el sabor de mis comidas pasa al líquido amniótico igual que pasará a la leche, así que el bebé se va acostumbrando. Esta semana ha probado, entonces, mis famosas hamburguesas caseras, los pimientos de Padrón, sandía y uvas, la ensalada de mozarella y tomate… 🙂 El meconio (lo que será su primera cacota) empieza a acumularse en el intestino y su oído se está desarrollando: se pasa el día escuchando los sonidos de mi interior.

 Empiezan las miradas y el toqueteo: los extraños que me ven por la calle observan mi barriga y dudan. Empieza a notarse un poco, lo justo para sembrarles la duda. Y ya ha habido una persona, una conocida, que me ha pedido permiso para tocarme la barriga. No me ha molestado, pero me ha resultado rarísimo. Nunca ninguna persona me había pedido tocarme la barriga.

 Andares de embarazada: he notado que camino de forma diferente. Ya llevo ropa de verano, faldas hippies, y para mí era muy habitual sentir al caminar el roce constante de la cara interna de los muslos. Ahora no lo noto, y es que ando con las piernas más separadas, no sé por qué. Imagino que porque está cambiando mi sentido del equilibrio, ¡empiezo a tener una barriga!

 Sin aliento: nuestra casa tiene tres plantas, y siempre me ha costado un poco llegar de una vez desde la planta baja hasta el ático (nos mudamos en noviembre, no me ha dado tiempo a acostumbrarme antes de estar embarazada). Ahora soy incapaz de subir una sola planta sin pararme en los últimos escalones a descansar. ¡Me cuesta!

 Ropa premamá: hace ya tiempo os conté que había hecho una compra para salir del paso: unos pantalones normales de talla grande, un par de camisas y dos sujetadores sin aros. No fue una compra de ropa premamá, aún no me atrevía. Ahora, tras dos semanas llevando ropa de verano y sintiéndome rara (algún modelito mola, pero la mayoría quedan raros con barriguita), he decidido que necesito sentirme guapa y que mi marido me vea guapa. He hecho una compra por internet: cuatro camisetas premamá, tres vestidos premamá, un vestido hippie normal pero que admite barrigones, un pantalón de chándal premamá tipo pirata pensando en las clases preparto, una faldita vaquera premamá y dos pares de sandalias casi planas para el verano (yo solo tengo taconazos). Todo ello por 142 euros. No está del todo mal, ¿no? Os lo enseñaré todo la semana que viene, porque el envío tarda entre 7 y 10 días. Creo que aparte de esto ya solo me toca comprar algún sujetador más si el pecho vuelve a aumentar y puede que alguna camiseta de lactancia cuando entre la temporada de otoño.

Anuncios

13 comentarios en “Mi embarazo: semana 17

  1. Hola guapa!!!

    Vas genial! A mi la panzota empezó a notárseme en serio a partir del quinto mes y no encontré ropa premama potable por ningún lado (tengo 26 años y pasaba de vestirme en plan abuelil) pero en h&m encontré unos vaqueros que use muchísimo y que eran comodísimos y en jersey super cómodo que también usé un montón!! En cuanto a los tacones…He de confesar que no me los quité en todo el embarazo porque no me molestaban para nada! jajaja. Nadar fué algo que me fué genial a parte del deporte que hice de otro tipoy me encontré siempre con mucha fuerza, de hecho aunque al final no dormía por la panzota tenía mucha energía. Ya va quedando menos…Qué ilusión!

    • ¡Hola! Pues mira, me pasaba lo mismo, la mayoría de ropa premamá que veía por ahí era muy de señora, muy clasicona, y mi estilo es mucho más desenfadado. Total, que al final he encontrado algunas cosas muy monas y muy alegres en Kiabi, ya os las enseñaré. Lo de los zapatos lo he visto claro: ya empiezo a perder el equilibrio a veces, y no quiero arriesgarme.
      Respecto a la barriga, yo estoy de cuatro meses y medio y ya se me nota un poco, aunque no es evidente del todo. Los extraños me miran con curiosidad pero no saben si cederme el asiento en el autobús, por ejemplo.

  2. La ropa de premamá es un alivio cuando ya asoma la barriguita. A mí me vinieron genial los leggings de premamá. En el H&M me compré un par de vestidos-camisolas tirados de precio (creo que a 7 euros cada uno). Y de zapatos, unas sandalias bien abiertas porque los pies tienden a hincharse. Después de dar a luz, en pleno verano, las sandalias que solía usar se me salían jjjj.

    • Yo ya tengo algunos leggins talla L, y creo que es lo que usaré los días que haga algo de fresco. Pero con lo calurosa que soy, necesito ropa fresquita de verano. Las sandalias que he comprado son bastante abiertas, y como yo suelo tener un número 36 y solo a veces el 37, las he comprado número 37. Tienen hebilla, de modo que puedo ajustarlas un poco si me van un poquito grandes.

  3. Ropita nueva! ya nos enseñarás!
    Oye, que sepas que esas escaleras te van a venir de maravilla para preparar tu pelvis para el parto!!! 😀 subir escaleras y caminar es lo mejorcito que hay para flexibilizar las articulaciones pélvicas!
    Jamás había oído lo de los sabores del líquido amniótico. Con la leche sí que se nota, hay bebés que se les ve que no les gusta mucho la teta cuando sus mamis han abusado de algún tipo de alimento. Son unos pequeños gourmets!
    Me tienes intrigada con esas novedades!!!
    Ah! y lo de tocar la tripa… a mi se me haría extrañísimo. Es que la gente se piensa que está tocando al bebé, pero te están tocando la tripa! mientras no sean desconocidos…

    • ¡Pues mira, una ventaja para las escaleras! Lo de los sabores del líquido amniótico lo he visto en internet, pero también en un artículo del Dr. Emilio Santos. Ya os enseñaré la ropa, he intentado que sea ropa bonita, cómoda, alegre y sobre todo fresquita. Yo soy muy calurosa, y si normalmente lo paso fatal en verano, no quiero pensar cómo será embarazada.

  4. Alaaaaaaaaa ya luciendo barriguita!!!! jajajajja y andares de preñada…
    Yo solo compré dos vaqueros premamá como me pilló todo el invierno me apañé con lo que tenía…y casi siempre iba en casa pues con el frio y la panza me daba pereza salir…

    Al principio me hacía ilusión que me tocaran la tripa pero después es que se convirtió en deporte nacional…anda yaaaaaaaaaaaaaa…bueno está los conocidos pero no gente que no conocía de nada, además me daba mucho miedo…ya os contaré…

    • Claro, el tema es que a mí me pilla tooodo el verano. Daré a luz a mediados de octubre, y aquí por esas fechas aún hace calor o, como mucho, te pones una rebequita. Si llega el caso, los leggins serán mi salvación. Pero mi vecina dio a luz en la misma fecha y me cuenta que fue al hospital con shorts y chanclas…

      • Yo también pensaba no comprarme nada/casi nada y aprovechar toda la ropa que ya tengo (que tengo bastante!) y mira, no… al final me he comprado dos pantalones de yoga en decathlon normales pero más grandes (piratas ambos) y un vaquero y unos leggins premamá en H&M. Con las partes de arriba me apaño con todas las cositas que tengo. Además es divertido porque me voy poniendo cosas que no me ponía nunca porque me quedaban demasiado flojas y ahora me veo bien jejeje
        Creo que es muy importante que nos sintamos nosotras también bien y sexys.
        Lo de los tacones, yo también soy de tacón, pero entre que ahora estamos en el pueblo y como que no es muy adecuado y el embarazo (me da miedo irme hacia delante + que llevo 7 kilos encima que también se notan en la espalda y todo) llevo ya por lo menos unos 3 meses sin ponerme ni un tacón y creo que seguiré así hasta el final. Me siento muy cómoda con zapatillas de deporte monas (tengo unas Munich rosas) y tampoco quedan mal con los vaqueros y una camiseta chula. Para el verano, tiraré de sandalias planas, como tú 🙂 Tienes que hacer un post con lo que vas comprando para ti y para el/la peque 🙂
        Buen finde!!

        • ¡Prometido! Cuando me llegue la ropa, le sacaré fotos. Yo no tenía camisetas grandotas, así que me he dado el capricho de comprarme algunas premamá. Y los vestidos… si te soy sincera, siempre he sido de arreglarme mucho, y por un par de comentarios sin malicia de mi marido me he dado cuenta de que estar embarazada no tiene que significar ir desarreglada.
          Respecto al cambio de la ciudad al pueblo, te entiendo. Nosotros vinimos al pueblo hace ya casi tres años, y si te soy sincera desde entonces voy mucho más sencilla. ¡El taconazo aquí no se estila! En fin, yo ya tengo mi fondo de armario mono pero informal. ¡Aunque me da cargo de conciencia el dinero invertido! Pero con la ropa premamá es más complicado encontrar gangas.
          Para el bebé aún no he comprado nada, ¡y no es por falta de ganas! Pero quiero esperar un poco. Cuando sepamos el sexo, podremos tantear a las amistades a ver qué nos pueden prestar. Y ya en función de eso empezaré a comprar…

  5. Lo de los andares de pingüino es curioso! Yo no he aumentado casi de peso y tengo poca tripa y aún así ando a lo pingüino!
    Llevo más de un mes cansándome al subir a casa (vivo en un tercero)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s