Después de la tormenta y antes de la calma

Los días han pasado, uno a uno. Al pánico le siguió la inseguridad, después vino la información y la ira, más tarde la rebeldía y el necesitar compartir la experiencia para evitar mi mismo dolor a otras mujeres. Y desde entonces, esta sensación extraña de espera. Es como un hueso de cereza atragantado que no consigo tragar del todo. Me cuesta volver a la normalidad. Y así sigo, aguardando noticias.

Seguir adelante es inevitable y necesario. Me lo pide el cuerpo. Y casi siento felicidad cada vez que noto a mi bebé moverse. Sigo fantaseando con el futuro, pero me resulta difícil ya no visualizar a mi bebé con el sexo que nos dijeron en la ecografía, no fijarme en ropitas de bebé… Por un lado, siento que lo necesito, necesito volver a ser feliz con mi embarazo. Por otro lado, entiendo a mi marido, que me mira con tristeza cada vez que ve que se me escapa nombrarlo que el nombre que ya teníamos elegido para ese sexo. El mal trato del otro día hace que no nos fiemos del todo, que no nos parezca real del todo.

Cada pequeña cosa del día a día se me hace un mundo. Estoy bien en general, pero mis sentimientos se han magnificado, y sean buenos o malos siempre me explotan en el pecho. Lloro a menudo, solo un momento, para descargar esas emociones.

Por suerte, nuestra cita para la ecografía privada es mañana. Esta mañana nos han llamado de la consulta del médico para confirmar nuestra asistencia. Por curiosidad, le he preguntado a la enfermera cuánto tiempo suelen durar las visitas. Me ha dicho que la ecografía suele ser breve, a no ser que el bebé no esté en una buena postura o que haya algo que requiera ser observado más a fondo, pero que contemos con más o menos una hora de consulta, porque luego al doctor le gusta enseñarnos las imágenes para explicarlo todo con calma. Eso me ha producido bastante alivio, necesito que un profesional mire a mi bebé y me dedique precisamente eso: tiempo.

No puedo esperar a mañana. Justo cuando está más cerca más impaciente me siento. Me gustaría prometeros que voy a informaros enseguida, pero no puedo estar segura de cómo estaré ni cuál será mi estado de ánimo. Solo os digo que intentaré pasarme lo antes posible para contaros brevemente, aunque deje la información detallada para más adelante.

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo.

Anuncios

24 comentarios en “Después de la tormenta y antes de la calma

  1. Mer, es lógico y normal que te sientas así después del trato que recibisteis y la noticia que os dieron. Y es lógico que estés impaciente… A mí me pasaba. Supongo que se te harán las horas eternas. Pero piensa que mañana seguro que sales muchísimo más contenta, que os confirmarán el sexo del bebé y que os resolverá todas las dudas. Mucho ánimo para este tiempo de espera, intentad hacer algo agradable que os haga menos pesado esperar a mañana.

    Yo, desde luego, por aquí me quedo para saber de ti y de vuestro peque en cuanto tengas ánimo y tiempo para escribirnos 😉

    Mucha suerte mañana!!

  2. Entiendo ese sensación de desasosiego. La tenía justo antes de cada ecografía. Recuerdo el camino al hospital con nervios, ansia y el estómago revuelto. Hasta que no llegó el embarazo a término, no podía relajarme en esos momentos. Envidiaba, en la sala de espera, a las futuras mamás sonrientes.
    Mucho ánimo. Apuntad todas vuestras dudas si pensáis que se os puede escapar alguna pregunta. Cuando terminéis de la eco, id a comprarle alguna cosita y lo celebráis.
    Tómate tu tiempo y pásate a contarnos cuando puedas y quieras.
    Un besote y esa sonrisa arriba!

  3. Un abrazo grande compañera de embarazo! Ya solo faltan unas horas, volverás a ver a tu bebé y tendrás toda la información de manos de un experto de primera. Con eso te quedarás muy tranquila y ya sólo te faltará disfrutar. Besos!

  4. Muchísma suerte y ánimo! Seguro que os va muy bien esta visita y volvéis a confiar en tí y en tu cuerpo. Ya nos contarás cuando puedas y quieras como está todo y el sexo del pequen@. Espero que te quedes más tranquila y vuelvas alegre y sonriente!

  5. Entiendo esa angustia mientras esperas a que llegue la siguiente revisión y el estar intranquila por ver que te dicen.el dia ya esta aquí solo reclama tu tiempo y la dedicación que necesites.y animo todo va a ir bien guapaaa¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s