Diario de una mamá opositora

Mamá opositoraHan sido muchos meses alternando el estudio con otras muchas cosas: trabajo, segundo trabajo, clases particulares, casa, embarazo  todos sus momentos especiales… Ha sido también una dura semana, esa en la que por fin cerré las puertas a todo lo demás y me dediqué en exclusiva a estudiar. Cuando estás embarazada, eso de dormir solo seis horas para levantarte a estudiar (menos de cinco el día del examen) es toda una hazaña. Pero tienes que hacerlo y lo haces. Y por fin llegó el examen, y después de él el merecido descanso. No sé cuántas horas de siesta me pegué ayer, pero os aseguro que no me quitaron en absoluto las ganas de dormir por la noche.

Las oposiciones estuvieron cargadas de anécdotas. Lo primero, el acto de presentación (de asistencia obligatoria, o pierdes el derecho a examen). Nos iban llamando por nuestro nombre para que, identificados con nuestro DNI, pasásemos a la sala donde la directora de nuestro tribunal iba a darnos las normas y explicarnos el proceso. Pues bien, cuando llegó mi turno y acudí presurosa con mi DNI, el profesor que estaba pasando lista (al que además admiro un montón, porque es eminente miembro de la blogosfera de profesores 2.0) me miró la barriga y dijo: «He dicho que los opositores pasan sin acompañante». Risas.

El acto de presentación fue bien, el tribunal me gustó, la media de edad de sus miembros es bastante baja (creo que al que menos le faltan quince años para jubilarse y había varias personas muy jóvenes) y la presidenta insistía en que luchásemos hasta el final, que ellos también pasaron por esto y se acuerdan de lo durísimo que es, que van a intentar ser justos, que pensemos que solo aprobar el primer examen supone entrar en la bolsa de trabajo… En general todo muy bien, aunque nunca se sabe. He escuchado de muchos tribunales aparentemente molones que luego han hecho una carnicería.

Y llegó el día del examen. Yo, concentrada y sorprendentemente tranquila (ni una tila he tenido que tomarme en todo el proceso, yo, que soy un manojo de nervios). Estuve repasando hasta el final, mientras decían los nombres de los primeros opositores en entrar al examen. Guardé los apuntes, entré en la sala con mis 3 bolis, mi botella de agua, mi brick de zumo, mis cuatro galletas y mi puñado de caramelos (por suerte, nos permitieron pasar comida para aguantar esas cinco horas y media).

Yo tenía todos los números a mi favor. El número de tribunal es mi número de la suerte, y las estadísticas eran bastante buenas. No sé si sabéis que los opositores somos muy dados a las estadísticas, y con ayuda de programas calculamos las probabilidades que hay, sacando X bolas, de que te caiga un tema que has estudiado… Pues bien, mis estadísticas eran las siguientes: tenía un 52,6 % de posibilidades de que me saliera un tema de los que llevaba requetebién estudiados, un 73,69 % de que me saliera uno que me había estudiado aunque no fuera de los mejores y un 92,83 % de que saliera al menos uno que había resumido y personalizado, aunque no me lo hubiera estudiado, que tirando de memoria e inventiva algo se podría hacer.

Llegó el turno del sorteo de las bolas y pasó lo que tenía que pasar. En este caso, lo que tenía que pasar era malo. Ninguna de las bolas estaba entre mis temas resumidos, es decir, ese 7,17 % fue el que ganó. Es más, fueron todos temas que no había dado en mis cinco años de carrera ni durante mi doctorado. Tirándome de los pelosBueno, en realidad sobre uno de ellos me hablaron durante dos horas de clase en tercero de carrera, allá por el 2001. Horror, terror y pavor. Consideré tirar la toalla, total… Me puse a garabatear en una hoja en sucio los cuatro datitos de cultura general que recordaba sobre el tema (como comprenderéis, totalmente insuficiente, como si para hablar del Quijote solo supiese decir que tiene dos partes y que sus personajes principales son Don Quijote y Sancho) y casi me echo a llorar. Me pongo a mirar los ejercicios de comentario, cuatro a elegir dos, no eran fáciles del todo pero me veía capaz de intentarlo… Así que decidí empezar por ahí y seguir pensando.

En este examen, hay dos partes: la parte A (comentarios) y la parte B (tema). La nota media de los dos debe ser superior a 5 para poder pasar a la siguiente fase, y ninguna de las dos partes puede estar puntuada con menos de 2,5. Pensé, entonces, que si hacía una parte A razonablemente buena y conseguía luchar por un 2,5 en el tema, aún me quedaban esperanzas. Así que peleé. El primer comentario, creo que prácticamente bordado, y el segundo con fallos (carencias mías) pero creo que razonablemente bien. Mientras hacía los comentarios, recordé uno o dos datos más sobre el tema, y luego lo escribí vendiendo muchísimo la moto, tirando de recursos y palabrería, citando manuales y haciendo referencias al potencial docente del tema… Lo hice lo mejor que pude dadas las circunstancias.

Sobre el embarazo y el examen, muy bien. La chiquituja fue muy buena y se estuvo quietecita casi todo el examen, y pude salir dos veces al baño acompañada de una miembro del tribunal muy amable.

Mi sensación al salir… Pues estoy un poco frustrada por la mala suerte (en el tribunal de al lado, cayeron dos de mis temas favoritos y uno que también había resumido), pero muy muy contenta y orgullosa de mí misma. Me propuse pelear y lo hice con todas mis armas. ¿El resultado? Sinceramente no me veo capaz de predecirlo. Depende del tribunal y de la benevolencia con la que quieran mirar mi examen. No sé si llegaré al aprobado. Si lo consigo, supone la entrada en la bolsa de trabajo y el derecho a hacer el segundo examen. Ya solo nos queda esperar… en una semana sabré más. ¡Cruzad los dedos por mí!

Anuncios

24 comentarios en “Diario de una mamá opositora

  1. Espero que tengas mucha suerte en los resultados. Eso suele pasar, que no te pregunten por lo que te sabes, pero bueno, ¡Qué se le va a hacer!. Qué gracioso el comentario del profesor que pasaba lista
    Mucha suerte! y enhorabuena que ya te lo has quitado de encima, y es mucho más difícil hacer un examen y haber estudiado para él estando embarazada
    Besos

  2. Lo hecho, hecho está! Lo principal es que, pase lo que pase, ya ha pasado lo “más gordo”. Queda esperar que haya suerte, porque aunque está complicado, creo yo, que el factor suerte pesa mucho en estas cosas.
    Si te sirve de consuelo, mi marido las aprobó cnd menos se lo esperaba y encima con la mejor nota del tribunal. Impresionante. 😂😂
    Ya nos contarás el resultado.
    Un abrazo!

  3. Muchísima suerte! Hay esperanza hasta que salga la nota, ojalá consigas ese aprobado! Estudiar embarazada es duro… Te lo digo yo que he estado trabajando y estudiando a la vez con mi bebé de camino… Y mira, contra todo pronóstico, aprobé el examen! Ojalá tu chiquituja te traiga tanta suerte como mi peque me la trajo a mí 😉

  4. Según te leía pensaba…vaya puesparece que no ha ido muy bien, pero he acabado pensando que has aprobado!!! lo importante es que tú estés contenta…ya nos dices algo…

    Aquí nos tienes cruzando los dedos…hasta a UBMF.

  5. Ains las opos…yo tengo recuerdos encontrados..por un lado me gusta ..pero por otro lado las odio..y es que me ha ido bien las 2 veces que me he presentado..he sacado más de 7 de nota final..pero es que no llaman a nadie y me ha valido para bien poco. Muchísima suerte!!

  6. Madre mía como te entiendo y que identificada me siento contigo!
    Lo primero es desearte mucha suerte, deseo de todo corazón que pases la oposición y te la quites de encima, que es un alivio considerable!
    Yo estoy estudiando Administración y Dirección de Empresas por la UNED, empecé el año pasado cuando estaba entre embarazada y estrenando maternidad…Imagínate! Voy poco a poco pero cada vez que me quito una asignatura me siento super orgullosa por todo el esfuerzo, dedicación y por la lucha en conciliar trabajo, casa, estudios, bebé,pareja … Yo estoy ahora estudiando para septiembre…A ver qué tal! Un beso muy fuerte

  7. Pero bueno, exámenes diferentes según qué tribunal te toque??
    Qué rabia… yo también era muy de estadísticas y parece mentira que vaya a tocarte justo lo que no has estudiado, es frustrante no poder demostrar que has dedicado horas y horas al estudio.
    Para lo de la bolsa, me parece lo más injusto que hay. Tienes una carrera y un doctorado, un buen trabajo de fondo, sin duda, y hay que jugársela a la suerte de un examen para entrar en una bolsa para trabajar? qué injusto me parece. Claro que no me gustan nada ese tipo de contrataciones tampoco… da igual que te llamen para trabajar en un sitio, lo des todo y acaben encantadísimos contigo, porque no te llamarán de nuevo, llamarán al siguiente que le toque por lista, aunque sea lo más vago e inepto del mundo.
    Mucha suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s