19

Maquetando… papel y web

No, no estoy de parranda. Ni siquiera durmiendo la resaca de unas oposiciones durísimas que aún no sé si han terminado para mí. Estoy trabajando en dos proyectos: uno laboral y otro personal.

¿El laboral? Me hicieron un encargo de maquetar un libro, y lo he ido posponiendo por culpa de mi examen. Para quien no lo sepa, soy una futura mamá polifacética, y una de las cosas con las que intento ganarme la vida como autónoma es maquetando, lo que en el idioma de los mortales se llama darle a un archivo de Word forma de libro: cómo va a ser la letra, los márgenes, el titulito del capítulo, dónde metemos esta foto… La mayoría de la gente no sabe ni que eso es un trabajo. ¡Sí señores, en las editoriales y en las imprentas hay personas que se ganan su sueldito haciendo eso! Pues bien, aquí me tenéis, peleándome con un librito que creo que va a quedar muy mono (aunque me da pena que el autor no quisiera corregirlo también, que está lleno de errores).

¿Y el proyecto personal? Pues mirad, estoy maquetando… pero esta vez web. Sí, señores, me he liado la manta a la cabeza y he decidido que me encanta wordpress, pero estoy harta de las limitaciones de su versión gratuita y me paso a wordpress autoalojado, con dominio y todo. Ilusa de mí, después de la experiencia de Una Mamá Muy Feliz yo seguía pensando que lo mío iba a ser fácil, al fin y al cabo yo migro desde la misma plataforma… Pues en parte lo ha sido, pero yo me empeño en cambiar un par de detallitos que se me están resistiendo. ¡Y los plugins! Los benditos plugins se han inventado para tortura de las perfeccionistas como yo. Aquí me tenéis, buscando qué botones sociales para compartir las entradas del blog son más monas y más eficaces. Y aún no lo encuentro…

En fin, que ando requeteliada, que esperaba escribir el resumen semanal de esta semana ya en mi nueva morada virtual, pero no las tengo todas conmigo… Seguiremos informando.

7

Socializando

Cosas que pasan: una noche va tu marido y llega a casa diciendo que está hecho polvo, que no le apetece ni cenar, se zampa una natilla de la nevera, te da un beso y te dice que necesita irse a la cama. Y claro, tú lo entiendes mejor que nadie (sabes que anoche no pegó ojo), así que le deseas que descanse y te quedas sola en el salón con tu ordenador.

La verdad es que estudiar más no te apetece nada, así que decides investigar sobre algo que te intriga hace algunas semanas: cómo será eso de hacerse una página en Facebook. Y una cosa lleva a la otra, y acabas con página de Facebook, cuenta de Twitter y de Google+. Menos mal que lo has hecho en caliente, porque no te has parado a pensar que eso a lo mejor va a quitarte un tiempo que no tienes.

link link link

Sea como sea, está hecho, así que solo me quedaba contároslo: a partir de ahora, podéis seguirme en Facebook, en Twitter y en Google+. Perdonadme los fallos que pueda cometer, y os agradezco cualquier consejo que podáis darme en esta nueva aventura… ¡Un besazo a todos! 😉

Minientrada
3

Que sí, que sigo viva. El proyecto de trabajo del que os hablé me ha absorbido muchísimo, es una barbaridad de trabajo pero por fin puedo decir que el primer paso (de seis) está terminado. A ver si llego viva a final de mes… Siendo realista, me doy cuenta de que podré sacar menos tiempo para escribir aquí. Aún así, os prometo intentar publicar una entrada hoy. Y responder a vuestros comentarios. Y visitar vuestros blogs para comentar, que os leo desde el móvil en mis ataques de insomnio pero comentar es más difícil. Y lo que prometo de verdad es que mañana no va a fallar el resumen semanal. ¡Vaya semanita!

4

Ni un momento de respiro

multi-task

Cuando le cuento a alguien que estoy embarazada, una de las respuestas más frecuentes que me encuentro después de las típicas felicitaciones es «Pues ahora a descansar mucho, que el embarazo es muy cansado y cuando nazca el bebé lo tendrás más difícil». Lo malo es que a mí lo de descansar nunca se me ha dado bien, siempre ando metida en algo y lo más habitual es que esté sacando adelante varios proyectos a la vez. Yo no sé estar sin hacer nada. No recuerdo cuándo fue la última vez que me tomé unas vacaciones así, de verdad, de las de no hacer nada excepto tumbarse al sol (o en el sofá) y dedicarse a leer, a ver la tele, a dar paseos, quedar con los amigos y bañarse en la piscina. Estoy casi segura de que fue en mi penúltimo verano de estudiante universitaria. Después siempre ha habido excusa para no tomarse vacaciones: preparar una tesis (esta excusa me duró muchos años), corregir una novela, pintar mi casa, preparar mi boda (nos prometimos en junio y nos casamos en agosto)…

Soy una maestra de la multitarea, pero admito que a ratos tanto trabajo se me hace difícil, especialmente en los últimos meses.

♥ Estoy dando clases particulares de inglés por las tardes: no me pagan mucho pero estando en el paro de alguna parte tengo que sacar un dinerillo. Lo malo es que aparte del tiempo de las clases, le echo también un tiempo de preparación: me lo tomo muy en serio.

♥ Aparte de eso, trabajo como correctora autónoma. Hasta el momento era algo muy irregular, porque durante el año que estuve trabajando en el colegio perdí muchos de mis contactos, pero últimamente me han salido varios proyectos y uno es especialmente importante, con lo que tendré que echarle bastante tiempo.

♥ Después está la casa, hacer las tareas rutinarias, la compra, encargarme de pasear a Lara, preparar la comida…

♥ Estoy ayudando a una amiga a corregir y revisar una novela que ha escrito y este tema también me absorbe muchísimo tiempo.

♥ Y, por supuesto, el blog. Antes escribía de vez en cuando, pero desde el anuncio de mi embarazo tengo tanto que contar que estoy publicando todos los días. No sé cuánto tiempo podré mantener este ritmo, porque lleva más tiempo que el que parece, y luego toca visitar los blogs amigos que siempre cuentan algo interesante… Pero claro, me surgen tantas historias que tampoco quiero que se me acumulen.

♥ La gran perjudicada entre mis tareas es la de estudiar oposiciones. Por fin ha salido el borrador de la convocatoria y se confirma que habrá pocas plazas pero tendremos examen a finales de junio. Con tantas otras tareas acumuladas, he ido retrasándome de una forma increíble en la preparación de oposiciones, de modo que ya no sé muy bien cómo recuperar el tiempo perdido y ponerme un poco al día.

Total, que lo de descansar no va conmigo. Encima, por las noches me levanto para ir al baño y luego me cuesta mucho (a veces, horas) recuperar el sueño y así no hay quien rinda de día. Y todo esto, sin apenas cafeína, porque me he pasado al descafeinado y algún té que otro. ¡Socorro!

14

Diez cosas sobre mí (one lovely blog award)

Llevo poco más de dos meses escribiendo en este blog, y mi única intención al empezarlo era tener un lugar en el que desahogarme y registrar mis sentimientos y experiencias en la búsqueda de mis grandes sueños: la maternidad, sobre todo, y trabajar en el empleo para el que tengo vocación, el de profesora. Además, pensé que era una buena manera de contactar con mujeres anónimas que estuvieran pasando por la misma experiencia que yo o que ya la hubieran pasado. Muy pocas personas de mi entorno saben en qué ando metida, y es un alivio poder intercambiar opiniones con otras personas si recibir presiones de mi entorno inmediato.

Estas eran mis únicas pretensiones al abrir este blog, por eso ha sido una gran alegría ver que Una mamá muy feliz ha decidido darme el premio «One lovely blog award» porque dice que le encanta cómo escribo. ¡Yo pensaba que esto iba a ser un latazo que solo me interesaría a mí! Así que muchísimas gracias, me das muchas ganas de seguir escribiendo mis cosas por aquí.

Como ha hecho ella, al recibir el premio os voy a contar diez cosas sobre mí que aún no he contado en el blog.

  1. Nunca he visto nevar. He visto nieve, pero nunca cayendo. Con los años se ha acabado convirtiendo en algo mágico, y por eso me niego a buscar intencionadamente la nieve: tiene que venir ella a mí, y será la señal de algo muy especial.
  2. He sido muy presumida, pero ahora me estoy acomodando y creo que tengo demasiada ropita mona y demasiados taconazos que apenas me pongo.
  3. Soy muy desordenada, un defecto contra el que lucho día a día.
  4. Me encantan las colonias y perfumes con olor a jazmín, pero hace mucho que no me permito ese tipo de caprichos.
  5. Desde hace muchos años tengo elegido el nombre que quiero para mi futura hija. Se debe a un poema de uno de mis autores favoritos.
  6. Algún día quiero estudiar otra carrera. Puede que psicopedagogía.
  7. Soy terriblemente llorona. Si algo me pasa, puedo llorar durante horas: es mi única forma de desahogarme.
  8. Conocí a mi marido a través de Facebook: era amigo de una amiga, coincidimos en su muro y nos caímos bien.
  9. Siempre he vivido en el centro de alguna ciudad, pero hace tres años me mudé a un pueblo y no echo la ciudad de menos: me gusta vivir tranquila y tener un jardín.
  10. Me encantan las uñas pintadas, pero me cuesta muchísimo y no me las pinto casi nunca. Aunque siempre me propongo que lo haré «la semana que viene».

Finalmente, me toca nominar a otros once blogs para el premio. Como hace poco que empecé esta vida bloguera, espero no repetir con los premios (aunque premiaría a alguno de los blogs que ya premió Una mamá muy feliz).

Planeando ser padres: porque me encantan sus entradas, llenas de energía y buen rollo, y me encanta que llame a su nena «la bichilla».

Aún eres joven: uno de los primeros blogs que empecé a seguir. Ella acaba de recibir su mejor premio: su bebé.

Gestando una idea: aunque últimamente el trabajo la tiene secuestrada, me siento muy identificada con ella porque estamos en la misma búsqueda.

Objetivo, ¡ser mamá!: porque hace un mes que no publica y la echo de menos.

Querido bebé, dos puntos: porque es un encanto, todo corazón.

La agenda de mamá: las entradas de su blog no tienen desperdicio. Y ahora acaba de cambiar el look del blog, ¡le ha quedado precioso!

Mimitos de mamá: un blog precioso y lleno de textos inspiradores y buenas ideas.

Una madre molona: ¡porque de verdad me parece que mola!

Mamá universitaria: su blog lo sigo hace muy poco pero me está gustando mucho.

Padres en pañales: otro blog que acabo de empezar a seguir. Me ha encantado su forma de contar las cosas.

Mamá, estudiante y ama de casa: porque he encontrado muchas ideas interesantes en su blog.