9

Mi embarazo: semana 23

¡Una semana más! El tiempo pasa volando, y cada día soy más consciente de ello. Estoy muy atareada, pero también llena de energía: me encuentro genial, me veo muy guapa con mi barriguita y estoy disfrutando mucho del día a día. Mi marido tiene unos días libres, y, aunque yo estoy hasta arriba de responsabilidades, los pequeños ratitos que pasamos juntos están siendo estupendos. Paso a contaros las cosas más importantes que han sucedido esta semana…

Imagen tomada de babycenter

 Nuestro bebé: según los libros, la chiquituja debería medir 28,9 centímetros y pesar 501 gramos, pero ella ya superaba un poquitín estas medidas hace dos semanas, en la semana 21. ¡Yo, por si acaso, os sigo poniendo los valores de referencia! A partir de esta semana empiezan a producirse conexiones muy importantes en su cerebro. ¡Ya esta semana entra en fase REM cuando está dormidita! Su piel comienza a ganar un leve pigmento rosadito, aunque aún se pueden ver sus órganos y huesos a través de ella, porque aún los depósitos de grasa apenas se están empezando a formar. ¡Además, una vez finalizada esta semana, tiene un 50 % de posibilidades de supervivencia en caso de parto prematuro! (aunque probablemente con graves problemas, así que vamos a hacer lo posible por que nuestra chiquituja siga muy a gustito aquí dentro una buena temporada).

 Se mueve sin parar, pero con horarios: la chiquituja sigue moviéndose casi todo el día, pero soy consciente de que tiene sus tiempos. Normalmente, suele quedarse parada cuando como (pero un rato después de comer se agita), cuando hay algún sonido extraño alrededor o cuando estoy dando un paseo (pero si en el paseo me paro en la farmacia a hacer una compra, empieza a patalear).

 Picores en la barriga: me echo aceite de almendras después de la ducha e hidratante de avena por las noches, pero alguna tarde he tenido picores en la piel de la barriga. He leído en alguna parte que es normal sentir esto, así que me echo cremita refrescante y no le doy mucha importancia.

 Mareos: estoy muy bien y tengo muchísima energía, pero ya me ha pasado un par de veces que he sobrevalorado mis fuerzas, y al levantarme para subir al despacho me ha dado un mareíllo. En esas ocasiones me he puesto un té (he eliminado por completo la cafeína de mi dieta, así que en contados momento de bajón me permito un té con la mayor tranquilidad, en total me habré tomado 6 o 7 en lo que llevamos de embarazo).

 Continúan los calambres: por suerte no son todas las noches ni mucho menos. Estoy comiendo frutos secos y plátanos, que dicen que son buenos, pero aún así no me libro de uno o dos calambres por semana. Son dolorosísimos, me pillan en mitad del sueño y no puedo evitar exclamar de dolor. Menos mal que mi marido tiene un sueño profundísimo…

Y esto ha sido todo por esta semana, ¡ya os seguiré contando! Aunque será desde otro lugar, no os despistéis mucho que mañana tenemos inauguración del nuevo blog… 😉

24

Diario de una mamá opositora

Mamá opositoraHan sido muchos meses alternando el estudio con otras muchas cosas: trabajo, segundo trabajo, clases particulares, casa, embarazo  todos sus momentos especiales… Ha sido también una dura semana, esa en la que por fin cerré las puertas a todo lo demás y me dediqué en exclusiva a estudiar. Cuando estás embarazada, eso de dormir solo seis horas para levantarte a estudiar (menos de cinco el día del examen) es toda una hazaña. Pero tienes que hacerlo y lo haces. Y por fin llegó el examen, y después de él el merecido descanso. No sé cuántas horas de siesta me pegué ayer, pero os aseguro que no me quitaron en absoluto las ganas de dormir por la noche.

Las oposiciones estuvieron cargadas de anécdotas. Lo primero, el acto de presentación (de asistencia obligatoria, o pierdes el derecho a examen). Nos iban llamando por nuestro nombre para que, identificados con nuestro DNI, pasásemos a la sala donde la directora de nuestro tribunal iba a darnos las normas y explicarnos el proceso. Pues bien, cuando llegó mi turno y acudí presurosa con mi DNI, el profesor que estaba pasando lista (al que además admiro un montón, porque es eminente miembro de la blogosfera de profesores 2.0) me miró la barriga y dijo: «He dicho que los opositores pasan sin acompañante». Risas.

El acto de presentación fue bien, el tribunal me gustó, la media de edad de sus miembros es bastante baja (creo que al que menos le faltan quince años para jubilarse y había varias personas muy jóvenes) y la presidenta insistía en que luchásemos hasta el final, que ellos también pasaron por esto y se acuerdan de lo durísimo que es, que van a intentar ser justos, que pensemos que solo aprobar el primer examen supone entrar en la bolsa de trabajo… En general todo muy bien, aunque nunca se sabe. He escuchado de muchos tribunales aparentemente molones que luego han hecho una carnicería.

Y llegó el día del examen. Yo, concentrada y sorprendentemente tranquila (ni una tila he tenido que tomarme en todo el proceso, yo, que soy un manojo de nervios). Estuve repasando hasta el final, mientras decían los nombres de los primeros opositores en entrar al examen. Guardé los apuntes, entré en la sala con mis 3 bolis, mi botella de agua, mi brick de zumo, mis cuatro galletas y mi puñado de caramelos (por suerte, nos permitieron pasar comida para aguantar esas cinco horas y media).

Yo tenía todos los números a mi favor. El número de tribunal es mi número de la suerte, y las estadísticas eran bastante buenas. No sé si sabéis que los opositores somos muy dados a las estadísticas, y con ayuda de programas calculamos las probabilidades que hay, sacando X bolas, de que te caiga un tema que has estudiado… Pues bien, mis estadísticas eran las siguientes: tenía un 52,6 % de posibilidades de que me saliera un tema de los que llevaba requetebién estudiados, un 73,69 % de que me saliera uno que me había estudiado aunque no fuera de los mejores y un 92,83 % de que saliera al menos uno que había resumido y personalizado, aunque no me lo hubiera estudiado, que tirando de memoria e inventiva algo se podría hacer.

Llegó el turno del sorteo de las bolas y pasó lo que tenía que pasar. En este caso, lo que tenía que pasar era malo. Ninguna de las bolas estaba entre mis temas resumidos, es decir, ese 7,17 % fue el que ganó. Es más, fueron todos temas que no había dado en mis cinco años de carrera ni durante mi doctorado. Tirándome de los pelosBueno, en realidad sobre uno de ellos me hablaron durante dos horas de clase en tercero de carrera, allá por el 2001. Horror, terror y pavor. Consideré tirar la toalla, total… Me puse a garabatear en una hoja en sucio los cuatro datitos de cultura general que recordaba sobre el tema (como comprenderéis, totalmente insuficiente, como si para hablar del Quijote solo supiese decir que tiene dos partes y que sus personajes principales son Don Quijote y Sancho) y casi me echo a llorar. Me pongo a mirar los ejercicios de comentario, cuatro a elegir dos, no eran fáciles del todo pero me veía capaz de intentarlo… Así que decidí empezar por ahí y seguir pensando.

En este examen, hay dos partes: la parte A (comentarios) y la parte B (tema). La nota media de los dos debe ser superior a 5 para poder pasar a la siguiente fase, y ninguna de las dos partes puede estar puntuada con menos de 2,5. Pensé, entonces, que si hacía una parte A razonablemente buena y conseguía luchar por un 2,5 en el tema, aún me quedaban esperanzas. Así que peleé. El primer comentario, creo que prácticamente bordado, y el segundo con fallos (carencias mías) pero creo que razonablemente bien. Mientras hacía los comentarios, recordé uno o dos datos más sobre el tema, y luego lo escribí vendiendo muchísimo la moto, tirando de recursos y palabrería, citando manuales y haciendo referencias al potencial docente del tema… Lo hice lo mejor que pude dadas las circunstancias.

Sobre el embarazo y el examen, muy bien. La chiquituja fue muy buena y se estuvo quietecita casi todo el examen, y pude salir dos veces al baño acompañada de una miembro del tribunal muy amable.

Mi sensación al salir… Pues estoy un poco frustrada por la mala suerte (en el tribunal de al lado, cayeron dos de mis temas favoritos y uno que también había resumido), pero muy muy contenta y orgullosa de mí misma. Me propuse pelear y lo hice con todas mis armas. ¿El resultado? Sinceramente no me veo capaz de predecirlo. Depende del tribunal y de la benevolencia con la que quieran mirar mi examen. No sé si llegaré al aprobado. Si lo consigo, supone la entrada en la bolsa de trabajo y el derecho a hacer el segundo examen. Ya solo nos queda esperar… en una semana sabré más. ¡Cruzad los dedos por mí!

22

Mi embarazo: semana 22

Estoy atareadísima ahora mismo, ¡que me examino pasado mañana de las oposiciones! Apenas tengo tiempo para respirar (aunque tengo pocas posibilidades, no quiero quedarme con la sensación de que pude haber hecho más), pero no quería dejar de publicar el resumen semanal de cómo he vivido la semana 22 de mi embarazo. Parece que la ley de Murphy funciona, porque esta semana han pasado muchas cosas, pero me limito a haceros un resumen rápido y ya os contaré con detalle en cuanto pueda. ¡Un besazo!

Imagen tomada de babycenter

 Nuestro bebé: según los libros, el feto a estas alturas debería medir unos 28 centímetros y pesar 430 gramos, pero nuestra chiquituja ya medía 29 centímetros la semana pasada y pesaba 500 gramos, e imaginamos que habrá crecido un poquito. Le está creciendo pelo, aunque la pigmentación aún no esta lista y de momento ese pelo es de color blanco. Su piel aún está arrugadita, se irá estirando un poco conforme vaya engordando y acumulando grasa debajo de la piel. Se mueve mucho (doy fe) y su cerebro está comenzando un periodo muy importante de su desarrollo… ¡Y yo creo que no le va mal de momento, porque tengo la sensación de que la chiquituja ha salido espabilada!

 Recobrando la agilidad: sigue costándome mucho subir los dos pisos de casa de un tirón, pero parece que poco a poco me voy acostumbrando a la barriga. Hace poco os comentaba que estaba muy incómoda porque no era capaz de seguir manteniendo mis posturas habituales. Parece que eso ha llegado a su fina, porque me he adaptado y ya sé de qué forma estoy cómoda para sentarme, para relajarme en el sofá, para agacharme a coger algo o incluso para dormir. ¡Qué alivio!

 En constante movimiento: estoy realmente sorprendida, no esperaba que mi niña se moviera tantísimo. La noto constantemente, ¡no para! Es más, últimamente empiezo a darme cuenta de distintos tipos de movimientos, empiezo a conocerla, a adivinar su postura y a predecir lo que va a hacer si yo me muevo de tal forma.

 Movimiento que se ve ¡y se siente!: desde el principio de la semana 22 me di cuenta de que si observaba mi barriga al notar cierto tipo de movimientos se veían una especie de temblores en la piel. ¡Fue alucinante! Además, el pasado miércoles por la noche le pedí a mi marido que pusiese la mano en mi barriga y no la quitase en un buen rato. Como siempre, la chiquituja se quedó quieta al sentir el contacto, pero al cabo de un rato se olvidó y empezó a moverse de nuevo. ¡Su padre alucinaba, dice que lo siente muy suave pero claramente!

 Hipo: como ya os contaba el otro día, creo que por primera vez me di cuenta de un ataque de hipo de mi chiquituja. ¡Fue extraño y precioso a la vez!

 Hinchazón: afortunadamente ha vuelto ese buen tiempo de principios de verano, pero durante unos días vivimos una ola de calor de las que solo se viven en esta ciudad y se me hincharon las piernas y los dedos de las manos.

 Calambres: no sé si es un síntoma relacionado con el embarazo, pero ya me ha pasado tres veces: estoy durmiendo, siento la necesidad de estirarme un poco y volver a descansar y de pronto, ¡plas!, un intensísimo calambre en el gemelo. Dos de esas veces ha sido muy doloroso, así que tendré que consultarlo cuando vuelva a ser dueña de mis días, para evitar que me siga pasando.

Minientrada
32

En estos días os tengo abandonados, no os he dicho nada pero me examino de las oposiciones (con pocas esperanzas, la verdad) este domingo.

Aún así, saco un minuto para preguntaros a las mamás: ¿cómo se siente el hipo del bebé? Estoy empezando a conocer mejor sus movimientos, y anoche me sorprendió notar cómo hacía movimientos algo bruscos y de forma rítmica: movimiento, dos segundos de pausa, movimiento… Duró un minuto más o menos, pero fue extraño y no sé si será eso…

28

Mi embarazo: semana 21

La semana 21 de nuestro embarazo ha sido muy bonita. Por fin pudimos respirar tranquilos tras nuestra ecografía privada: todo marcha perfecto y nuestro bebé es una niña. Estamos muy contentos y aliviados, aunque un poco enfadados porque seguimos pensando que no hay derecho a que se trate así a unos futuros padres. ¡Pero vamos a centrarnos en lo bueno! ¡Que esta semana ha sido muy especial! 😉

Imagen tomada de babycenter

 Nuestro bebé: parece que de tamaño nuestra chiquituja es más grande de lo normal, así que ya nos hemos perdido con los valores de referencia que aportan los libros. Según ellos, la peque debería medir unos 26,7 centímetros y pesar unos 360 gramos; en realidad mide 29 centímetros y pesa 500 gramos. Hemos podido verla al detalle y eso nos ha dado muchísima tranquilidad, ¡nos pasamos las horas mirando sus fotos! Un detalle curioso es que ya a estas alturas se han formado sus cejas y sus pestañas, el broche de oro para esa carita deliciosa. ¡Estamos deseando comérnosla a besos!

 Aumentando tallas: estoy muy cómoda con la ropa de embarazada. De momento peso solo 2 kilos 200 gramos más que al principio de mi embarazo (antes, 56,7 kilos; ahora, 58,9) y he aumentado una talla de sujetador, aunque esta me está ya muy prieta y no pasará mucho tiempo antes de que compre la siguiente.

 Pataditas ¡a todas horas!: esto me ha sorprendido muchísimo. Había leído que a esta altura del embarazo los bebés pasan casi todo el día durmiendo, y solo seis horas despiertos. ¡Y yo siento movimientos a todas horas! Después de investigar, resulta que en este momento los bebés se mueven muchísimo incluso cuando están dormidos… De momento, tanto movimiento me resulta desconcertante y me distrae de lo que esté haciendo. ¡Es muy extraño! Sin embargo, aún no noto un patrón fijo de movimientos en esta pequeña acróbata.

 Piel seca: la piel de la barriga sigue tirando, pero la mantengo muy hidratada y de momento no he notado ninguna estría. ¡Esperemos que siga así!

 Ombligo redondo: mi ombligo estaba cerrado, era una línea vertical, y semana a semana ha ido abriéndose, hasta que ahora es ya un círculo perfecto. ¡Me resulta muy extraño!

21

Compras premamá

Hacía ya tiempo que os conté que había hecho algunas compritas de ropa premamá para este verano, pero tenía pendiente enseñároslas. Son todas de Kiabi, porque me encanta su colorido, su estilo desenfadado, porque sus precios se ajustan a mi presupuesto y porque además un porcentaje de mis compras se acumula en mi cuenta bebé (para gastar en ropa de niños). Y que conste que Kiabi no me ha pagado nada por decir esto, pero cuando estoy contenta con algo yo lo cuento.

He hecho algunas fotitos (muy modestas, la verdad) a las prendas y aquí os las dejo. ¿Qué os parecen? Yo creo que son todo prendas cómodas pero coquetas, y que con eso me apaño para todo el verano…

La prenda estrella: una falda vaquera que ya me he puesto mil veces. Es comodísima y práctica. 17,49 euros.

La prenda estrella: una falda vaquera que ya me he puesto mil veces. Es comodísima y práctica. 17,49 euros.

wpid-picsart_1402319600484.jpg

Varias camisetas. Arriba a la izquierda, blanca ajustada al pecho por 7,99 euros (queda genial). Arriba a la derecha, camiseta “bébé à bord”, 6,99 euros. En el centro a la izquierda, negra con corazón de pedrería,10,49 euros. Abajo a la izquierda, camiseta “college mum”, 7,99 euros. Abajo a la derecha, camiseta “cool mother”, 7,99 euros.

Arriba a la izquierda, vestido premamá con motivo de piececitos en la barriga, 9,99 euros. Arriba a la derecha, vestido largo estampado tribal, 14,99 euros. Abajo a la izquierda, pirata de algodón para las clases preparto, 9,99. Abajo a la izquierda, vestido premamá con motivo de manitas en la barriga, 9,99 euros.

Arriba a la izquierda, vestido premamá con motivo de piececitos en la barriga, 9,99 euros. Arriba a la derecha, vestido largo estampado tribal, 14,99 euros. Abajo a la izquierda, pirata de algodón para las clases preparto, 9,99. Abajo a la izquierda, vestido premamá con motivo de manitas en la barriga, 9,99 euros.

Por último, sandalias casi planas para futuras mamás que solo tenían tacones altos. Las doradas, 13,99 euros; las rojas, 16,99 euros. Comodísimas.

Por último, sandalias casi planas para futuras mamás que solo tenían tacones altos. Las doradas, 13,99 euros; las rojas, 16,99 euros. Comodísimas.

 

10

Mi embarazo: semana 20

La semana 20 empezó siendo emocionante y terminó muy amarga. Al principio, la sensación de haber sobrepasado el ecuador, de que ya hemos vivido la primera mitad del embarazo y que ya lo que queda es siempre menos que lo que hemos pasado… abrumaba la sensación de cuenta atrás. Después, el jarro de agua fría. Como comentaba ayer, nos trataron mal en la ecografía y, aunque ya estamos tranquilos, a mí me ha quedado en el cuerpo una sensación muy desagradable. Siento como si me hubiesen manoseado, me siento agredida. Es un final muy amargo a una semana que tendría que haber sido preciosa. Al menos me queda la esperanza de que la siguiente sea mejor.

Paso, sin más preámbulos, a contaros cómo ha ido la semana. Por suerte, ya tenía gran parte de la entrada escrita antes del mal trago… 😉

Imagen tomada de babycenter

 Nuestro bebé: los libros y páginas que consulto dicen que a las 20 semanas el feto suele medir 25,6 centímetros (desde la cabeza hasta el pie) y pesar 300 gramos. Nosotros hicimos la eco estando de 20 semanas y 5 días, y nos dijeron que medía 21 centímetros y pesaba 360 gramos. Lo dejamos en cuarentena hasta «la ecografía buena». El bebé está desarrollando patrones regulares de sueño y vigilia, aunque aún no siento sus movimientos con tanta frecuencia como para conocerlos. Nos dijeron el sexo, pero no nos fiamos, así que hablaré por los dos: si es niño, sus testículos están empezando a descender hasta el escroto; si es niña, su útero está completamente desarrollado. La placenta ha alcanzado su máximo grosor, y está en pleno apogeo de su actividad: debe proporcionar oxígeno y energía suficientes para que el bebé siga creciendo semana a semana y además hacerse cargo de todos los desechos.

 Barrigón: no hay lugar a dudas, estoy embarazada. Tengo andares de embarazada y barriga de embarazada (pequeña aún, pero ya no puede ser fruto de atracones, pues tiene la forma característica y ya sobresale más que mis pechos).

 Tensión en el vientre: cuando paso un buen rato de pie, noto que me molesta el vientre. Tengo la sensación de que es un dolor de tipo muscular, así que no le doy demasiada importancia. De hecho, si me siento o me sostengo la barriga con las manos siento mucho alivio.

 Piel seca: necesito echarme crema hidratante por todo el cuerpo (yo nunca soy constante con las cremas). La piel de la barriga me tira bastante (los pechos no tanto), así que además del aceite de almendras que uso en la ducha algunos días me pongo crema hidratante de avena antes de dormir. El día de la ecografía no me eché nada (leí en alguna parte que la crema hidratante puede interferir en la calidad de la imagen) y lo pasé fatal, todo el día con sensación de tirantez.

 Encías sangrantes: yo siempre he sangrado un poquito al lavarme los dientes, pero ahora mismo es pasarme el cepillo y parezco Hannibal Lecter. Me resulta un poco incómodo, ¿debería comprar un cepillo de dientes más suave para estos meses? Normalmente uso el de dureza media.

 Soy una glotona: tengo mucha hambre y no dejo de picotear, y claro, estoy engordando todo lo que no engordé antes. De momento sigo por debajo del peso permitido, pero claro, si tenemos en cuenta que al principio perdí peso, no hay que despreciar la subida de estas últimas semanas. Me consuela saber que también contribuye la ansiedad: en pocas semanas me examinaré de las oposiciones y claro, me da por comer. Cuando todo pase, tendré más tiempo para hacer ejercicio y dieta sana.

 Sentimientos inexplicables: no he sufrido muchos cambios de humor en el embarazo, pero ahora, cuando los libros dicen que suelen estabilizarse poco a poco, yo me doy cuenta de que mis sentimientos no siempre concuerdan con mis pensamientos o mi estado mental. Me ha pasado varias veces, de pronto tengo ganas de llorar sin ningún motivo. Estoy sola, en medio de una tarea, y de pronto me siento triste. Es desconcertante.