Minientrada
32

En estos días os tengo abandonados, no os he dicho nada pero me examino de las oposiciones (con pocas esperanzas, la verdad) este domingo.

Aún así, saco un minuto para preguntaros a las mamás: ¿cómo se siente el hipo del bebé? Estoy empezando a conocer mejor sus movimientos, y anoche me sorprendió notar cómo hacía movimientos algo bruscos y de forma rítmica: movimiento, dos segundos de pausa, movimiento… Duró un minuto más o menos, pero fue extraño y no sé si será eso…

Minientrada
7

Siento haber tardado en aparecer. Ha sido un día precioso pero las obligaciones me han mantenido fuera hasta hace un rato. No quería dejar pasar más tiempo antes de deciros que todo está perfecto, nos hemos quedado la mar de tranquilos. Nada podría hacerme más feliz… Empiezo ahora a relatároslo con detalle. Mañana sin falta podréis leerlo, pero mientras tanto quería dejaros tranquilos. Todo va bien, y nada más importa.

Minientrada
5

Hace tiempo que quiero contaros algo sobre mi fecha prevista de parto: el 17 de octubre. Hasta ahora no he sabido hallar el momento, pero pensando en que la semana que viene probablemente sabremos el sexo del bebé y va a haber cosas más importantes de las que hablar, he decidido que ha llegado la hora.

Yo soy doña fechas, los acontecimientos importantes se guardan en mi mente para siempre asociados a ese número y es muy difícil que lo olvide. Creo que nunca sería capaz de olvidar mi fecha prevista de parto (sea cual sea el día real del nacimiento de mi bebé), pero es que encima la que me han dado a mí (17 de octubre) ya es especial porque algo muy importante me pasó aquel día.

Hace casi 9 años, el 17 de octubre de 2005, me convertí por primera vez en mamá, aunque sea de otra manera. Hacía tiempo que sentía la urgente necesidad de cuidar de alguien, y decidí adoptar una gatita. Fue el 17 de octubre de 2005 cuando la trajeron a casa, flaca, miedosa, desnutrida, hecha una penita, para que yo pudiera quererla, sanar su cuerpo y su corazoncito. Mi preciosa y flacucha Audrey. Y ella me dio a mí mucho más de lo que haya podido recibir.

Desde hace meses le digo a Audrey que le estoy preparando un regalo muy especial para nuestro aniversario. Espero que le guste…

Minientrada
3

Al final el día mortal de trabajo que tanto estaba temiendo ha pasado, y solo me ha pasado la factura de todo un sábado de semiletargo en el sofá. No está mal.

La verdad es que al principio me enfadé bastante, porque el horario resultó ser diferente del que me habían dicho por teléfono y daba 12 horas de clase pero tenía que permanecer 13 horas y media en la academia. Una auténtica paliza. Salí de mi casa a las 7 de la mañana y no estuve de vuelta hasta las 10 de la noche. Menos mal que al menos mi marido se encargó de hacerme la cenita y pude quedarme dormida en el sofá antes de arrastrarme a la cama, que es justo lo que una necesita después de un día tan duro.

En fin, que en general, mirando atrás, ahora pienso que no fue para tanto (aunque ayer hubo momentos en que pensé que no iba a ser capaz de llegar hasta el final).

Minientrada
18

Ya están los resultados de los primeros análisis de sangre y orina y de momento todo va genial. 🙂

Resumiendo: en todo tengo los valores normales, salvo los leucocitos un poco altos (nada significativo, dice la médica que puede ser la infección que ya empezaba o incluso un poco de estrés). No tengo anticuerpos de toxoplasmosis (para que luego digan de los gatos, dos gatas fijas y un montón ue han pasado por mi casa de acogida…) pero sí de rubeola, lo que es muy positivo.

Ahora solo queda esperar una semanita más. El martes que viene me hago la curva del azúcar (no me sale azúcar alto en sangre, pero nunca se sabe) y el miércoles será nuestra primera ecografía. ¡Seguiremos informando!

Minientrada
3

Que sí, que sigo viva. El proyecto de trabajo del que os hablé me ha absorbido muchísimo, es una barbaridad de trabajo pero por fin puedo decir que el primer paso (de seis) está terminado. A ver si llego viva a final de mes… Siendo realista, me doy cuenta de que podré sacar menos tiempo para escribir aquí. Aún así, os prometo intentar publicar una entrada hoy. Y responder a vuestros comentarios. Y visitar vuestros blogs para comentar, que os leo desde el móvil en mis ataques de insomnio pero comentar es más difícil. Y lo que prometo de verdad es que mañana no va a fallar el resumen semanal. ¡Vaya semanita!

Minientrada
0

Llevo varias semanas casi sin leer. Primero, fue la mudanza, que me dejaba poco tiempo y poca energía: era cenar y quedarme dormida. Luego, un pequeño problema: el Kindle se me ha quedado sin batería y no sé en qué caja estará el cable que lo carga.

De momento, me he dejado seducir por un libro de papel mientras ordenaba las estanterías. Lo he leído ya varias veces, y es tan largo que creo que lo dejaré en cuanto vuelva a tener el Kindle disponible. Se trata de Los miserables, de Víctor Hugo. Me encanta la literatura decimonónica.