La ecografía que nos hizo respirar tranquilos

Como todos sabéis, hace una semana tuvimos la ecografía de las 20 semanas, con la mala suerte de que nos tocara la profesional menos humana y empática del mundo. Mi marido, después de leer la entrada donde narraba esta experiencia, me ha recordado alguna fresca más que nos soltó y que yo no recordé al escribirla. Nos soltó una noticia que no sabíamos interpretar y que se negó a explicarnos: el bebé tenía unos quistes en el cerebro. La única aclaración que conseguimos de su parte era ya para expedientarla solo por eso: «es signo de inmadurez; si estuviera maduro ya lo habría “echao”». En fin, que nos dejó hechos polvo, y si no fuera gracias a que vivimos en la era de la información habríamos pasado la peor semana de nuestras vidas. Aún así, ha sido una semana bastante difícil.

Ayer, sin embargo, tuvimos una ecografía privada. Nosotros en principio no éramos partidarios de hacer demasiadas ecografías, solo las que fueran recomendables por motivos médicos. Pero decidimos hacer esta para quedarnos tranquilos ante un posible problema genético que hay en la familia. Menos mal, porque eso nos ha dado la oportunidad de consultar sobre esta reciente preocupación.

El doctor es un señor muy serio y extremadamente profesional. Nada de alborozos tipo «¡Ahí tenéis su carita!»; tampoco nosotros íbamos buscando eso. Estuvo completamente concentrado durante la hora y cinco minutos que duró nuestra consulta, nos proporcionó toda la información según la iba obteniendo y nos explicaba por qué la estaba observando… Fue justo lo que nosotros necesitábamos.

Lo primero, el doctor estuvo observando mis análisis y mi cartilla del embarazo. Me hizo algunos comentarios sobre el síndrome que tiene un familiar mío, que me dejaron claro que había hecho los deberes y conocía todos los rasgos y marcadores. Luego pasamos a la sala donde realizamos la ecografía.

Fue una ecografía bastante larga, duró en total 48 minutos. Sin embargo, agradecí al doctor dos cosas: la primera, que cada vez que necesitaba realizar una medición a través de la imagen retiraba el ecógrafo de mi vientre. Así, el tiempo de exposición del bebé a la ecografía fue menor. La segunda, que todo se veía a través de una pantalla estupenda que los tres compartíamos sin ninguna incomodidad, de modo que desaparece esa ansiedad habitual de la embarazada cuando ve la cara de concentración del médico pero no está viendo nada.

Además de larga, la ecografía fue detalladísima. Primero dio un rápido vistazo a la morfología general del feto (vamos, lo que haríamos todos, mirar el aspecto general, que tuviera dos brazos y dos piernas…). Y luego empezó a mirarlo todo en profundidad. Y cuando digo todo me refiero a TODO. Observó cada capa del cerebro, la formación y calcificación del cráneo, el tamaño y separación de los ojos, las medidas de la lengua y la mandíbula, el esófago, los órganos internos, los huesos… Nos iba explicando todo: qué estábamos viendo en ese momento, su medida y si era un valor normal. También nos indicaba si era un marcador de algún síndrome (no sabía, por ejemplo, que el síndrome de Down tuviera tantísimos marcadores), pero por suerte siempre terminaba con la misma coletilla: «este valor es normal».

Ahora sabemos que el riego sanguíneo es perfectamente simétrico en ambos lados del cerebro, que no tiene anemia, que la calcificación de sus huesos es la normal para este momento del embarazo, que la sangre circula perfectamente por los cuatro ventrículos de medidas normales, que el estómago funciona (esta vez estaba lleno), y también la vejiga y la vesícula, que tiene sus veinte deditos perfectamente formados… También sabemos que el riego sanguíneo en el cordón umbilical es perfecto, que hay bastante líquido amniótico, que la forma y tamaño de la placenta es ideal y que su disposición es anterior, aún algo baja, pero sin nada por lo que preocuparnos, pues normalmente sigue subiendo a lo largo del embarazo y sea como sea el bebé ya tiene sitio suficiente para salir sin interferencia de la placenta… Y otras muchas cosas que me resulta imposible enumerar porque fue extremadamente detallado.

También hubo momentos entrañables (pese a que el doctor era, repito, un señor muy serio): cuando le vimos la carita abrió la boca y empezó a tragar líquido amniótico; también fue para mí emocionante sentir sus movimientos en mi vientre y confirmarlo por la ecografía al observar sus bracitos y piernas moverse. Pero quizás lo más entrañable fue cuando le mirábamos el esqueleto y el doctor, siempre tan serio y midiéndolo todo con la ayuda de la máquina, esta vez se acercó a la pantalla para contar con el dedo que efectivamente el bebé tenía doce costillas a cada lado.

Respecto a los quistes que nos preocupaban, nos llevamos una sorpresa: la obstetra de la semana pasada estaba inspirada, porque marcó en el informe que los quistes se ubicaban en el lado izquierdo del cerebro y ahí no había nada. Luego descubrimos que en realidad los quistes estaban en el lado derecho (vamos, que la mujer no sabía ni distinguir entre derecha e izquierda), pero eran solo dos y de tamaño tan pequeño que el doctor se mostró algo sorprendido de que estuviésemos preocupados.

Lo que más se hizo esperar fue el tema del sexo. Tenemos un bebé tímido y fue muy difícil encontrar la posición para mirarle (y medirle, que el doctor no hacía más que tomar medidas) los genitales… Pero al final los vimos. Nuestro bebé es una niña preciosa. Estamos encantados con nuestra pequeña, que por fin tiene nombre. Somos muy felices.

Por cierto, según las medidas del doctor es muy grande para estar de 21 semanas, y no descarta que en realidad esté de 22 (a mí me extraña, pues confirmé la ovulación por varios métodos, así que me temo que la chiquituja viene grande). Mide 29 centímetros y pesa 500 gramos. La semana pasada nos dijeron 21 centímetros y 360 gramos, y no creo que haya crecido tanto en solo seis días. Y qué queréis que os diga, me fío más de este médico.

En conclusión, no podéis imaginar la diferencia de sensaciones entre una ecografía y otra. De esta hemos salido con una enorme tranquilidad y con toda la información (además, el doctor elabora un detalladísimo informe que nos entregará hoy). No hago más que confirmar lo que ya os comentaba la semana pasada: para una embarazada, recibir toda la información que necesita se traduce en tranquilidad, y eso es lo más importante.

Epílogo: justo al terminar de escribir esta entrada, recibo una llamada del hospital ofreciéndome la cita para ecografía y consulta con el especialista. No he sabido reaccionar en el momento, pero nos estamos planteando llamar para cancelarla (no sé si podemos). Ya tenemos información de sobra y nosotros no queremos un exceso de ecografías. Lo que nos preocupa es que no sabemos si después de esto mi embarazo ha sido calificado como de riesgo medio o alto… cuando hemos comprobado que la ecografía estaba bastante mal hecha.

Anuncios

44 comentarios en “La ecografía que nos hizo respirar tranquilos

  1. enhorabuena guapa por esa preciosa y sanisima niña! asi da gusto dar con medicos profesionales.lo que menos necesitamos es que nos hagan cucamonas cuando lo que realmente neceditamos es una explicacion medica veraz y seria y tu has tenido la suerte de encontrarla despues de un gran susto. todo va fenomenal!

  2. Ole, ole y ole. Muchísimas felicidades Mer por esa perfecta y grande niña! Me alegro un montón que hayáis encontrado este profesional y haya estado a la altura de las circunstancias, porque como bien dices lo que más necesita una embarazada para quedarse tranquila es información de la buena. Igual con el informe del gine privado te puedes acercar a la SS y demostrar que no necesitas la ecografía del especialista. No tiene porque ser un embarazo de riesgo. Enhorabuena y a disfrutar de todo ele embarazo!

  3. Felicidades!!! No sabes cuánto me alegro, ayer estaba deseando leerte 🙂
    Qué bien haber ido a este médico. Creo que fue lo mejor que pudisteis hacer… y más con la experiencia de la eco anterior.
    Yo que fui también por privado a uno muy bueno de Zgz pero no fue ni de lejos tan detallado, así que tranquilidad total ya y a disfrutar de lo que queda!!
    Pues parece que la peque viene grande!! Lo de que esté baja la placenta no te preocupes. A mi me lo dijeron también en la semana 20 en el privado y en la 21 en la S. Social ya la tenía bien. A medida que crece el útero, va subiendo y es muy habitual tenerla baja al principio.
    Yo también tengo una FPP muy diferente en la eco privada y en la eco de la S. Social (y me fío más de la del privado). Pensé que no era importante pero me dijo mi amiga matrona que sí, sobre todo de cara al parto, la inducción si no decide salir antes, etc. así que en la consulta que tengo la semana que viene llevaré las ecos del privado y le pediré al gine de la S. Social que valore si cambiar la fecha.
    Ya contarás qué decidís respecto a la eco (si ir o no). Nosotros fuimos a la de contingencia, a pesar de tener los resultados del Harmony… yo me quedaba más tranquila. Pero también entiendo vuestra inquietud por la exposición de la bebé. Quizás podríais aprovechar para ir con los resultados de la de ayer y que aclaren los datos que estaban mal (vaya tela…).
    Y por último, qué bien saber ya el sexo y poder hablarle “de tú a tú”. Espero que al final después de estos días de angustia ayer pudierais daros el homenaje de la merienda en honor a la peque 🙂

    • ¡En realidad, por la hora, fue un desayuno! 😉 Sí creo que voy a llevar el informe y punto… Después de lo sucedido, no quiero más líos.
      Por cierto, en mi caso me beneficia la FPP de la Seguridad Social, así que espero que las cosas queden como están. ¡Vaya con la tipa, no dio ni una!

  4. Enhorabuena a ti y a tu marido por esa niña perfecta y sana como una manzana!!
    Qué maravilla de ecografía! Fue una decisión muy acertada el hacerte esta ecografía. La señora d la s.s. q te hizo la anterior estaba muy inspirada aquel día, vamos! No dejéis el tema de presentar una queja.
    En mi embarazo tb elegí a una ginecóloga bastante seria. No soporto los médicos que van de “simpáticos” y hacen bromas y comentarios tontos.
    Ya podéis relajaros y disfrutar de vuestra pequeña (no tan pequeña 😉). Os lo merecéis. Pronto llegará el momento en que el papá también sienta sus movimientos. Me alegro mucho por vosotros!
    Un abrazo!

  5. Genial, genial, genial!!! No puede haber más buenas noticias por todas partes!! Me alegro mucho de que todo haya salido así, aunque yo estaba segura de que no podría ser de otra manera. Estaba bastante clarito, que lo del otro día era cosa de una chica un pelín despistada/desbordada/vete-tú-a-saber.

    Ahora a quedaros con todo lo que os han dicho con esta nueva eco y a seguir con vuestras vidas tranquilitos. Ya veréis qué hacéis con lo del a consulta del especialista.

    En cuanto a que sea una niña, pues nos íbamos a alegrar lo mismo tanto si fuera una niña, como si fuera un niño y como vosotros no teníais preferencia ni por una cosa ni por otra, pues tampoco había problema con eso. Pero el saber ya que es niña, pues te permite ir comprando cositas ya sabiendo su sexo y lo mismo con el nombre (que aunque ya lo tuvierais decidido, ahora cuando habléis de ella, lo haréis por su nombre, supongo)

    En definitiva, que me alegro mucho por todo y que ahora sólo os queda descansar, que seguro que estas noches han sido complicadillas y habéis dormido poco o nada 😛

    Muchos besos!!!! ¡Enhorabuena!

  6. Uffff… me he emocionado y todo eh? no sabes lo que me alegro de que hayais dado con un profesional seri y respetuoso que os haya dejado tan tranquilos. No tengas la más mínima preocupación por el tiempo de expocición a los ultrasonidos, porque están para eso, ha sido una ecografía más que justificada por fines médicos, piensa que si efectivamente el bebé (la niña! que ya podemos ir especificando jeje) hubiera tenido alguna malformación que pudiera sospecharse según la ecografía de la otra personaja (porque no se la puede llamar de otra forma), como una fístula traqueoesofágica que justificara ese estómago vacío, hubiera sido necesario tal vez intervenir tras su nacimiento, así que todo tiempo de la eco está más que justificado. Estoy muy contenta de que todo esté perfecto, de vedad 😀
    Ya te lo he dicho por Twitter, no creo que te pongan problemas por presentar el informe de la eco privada. Hay mujeres que vienen de parto al hospital público con todo el seguimiento de la privada y nos valen los informes. Lo que no te podría asegurar es que te quisieran hacer una eco “extra” antes de la morfológica que suele hacerse alrededor de la semana 32, pero ya sabes al 100% que todo está perfecto!

  7. Enhorabuena por la niña y me alegro mucho de que os hayáis quedado por fin tranquilos. Qué emoción leer cómo ha sido tu ecografía, me ha hecho recordar tantos momentos… Ánimo en la segunda mitad del embarazo, va a ir todo genial y más con una nenita grandota y fuerte 🙂

  8. Enhorabuena por esa niña! Ya podéis empezar a llamarla por su nombre!! Me alegro muchísimo de que haya resuelto todas vuestras dudas y podáis seguir disfrutando del embarazo!!

    En cuanto a las medidas en centímetros, a mí en la sanidad pública nunca me las han dicho; la chica que nos hizo la ecografía nos explicó que al estar en posición fetal (encogidos) no son fiables… De cualquier forma es una estimación (aunque entiendo que hagáis más caso a la estimación que os ha dicho este médico que a la anterior, claro).

    Me alegro muchísimo de que todo vaya tan bien!!

  9. Me alegro de que todo vaya bien!!! La verdad es que tuvisteis mala suerte con la tipa esa, yo sólo me hice ecos por la Seg Social y ha habido quien no ha dado grandes explicaciones, y los ha habido que se han detenido y lo han explicado todo muy bien, así que ya ves que hay de todo. A mí me cambiaron la fecha de parto por el tamaño del feto, y eso que tamb estaba segura de q había ovulado en una fecha determinada. En cualquier caso, te pueden decir ahora q es grade y luego no serlo. Los míos eran normales a esa altura del embarazo, los de mi cuñada grandes y al final los míos pesaron 1 kg más al nacer, así que van cambiando. En cualquier caso, lo importante es que está sana!!!

  10. Felicidades por esa gran niña. Menos mal que disteis con un profesional como debe ser, os aclaró las cosas y os informó bien, algo que deberían hacer todos, pero hay veces que la empatía y las ganas de trabajar brillan por su ausencia.
    Me alegro que esté todo bien y ahora a disfrutar del embarazo y las pataditas 🙂

  11. Me alegro de que todo bien, jo, una niña!!! Era el mismo sexo que en la SS?? Por el tema medidas te cuento que mi enano a partir de la semana 25 engordaba unos 500g cada 15 días, asi que no me sorprende si en una semana ha cogido casi 200g tu pequeña.
    Por otro lado, no te rayes con el tema ecos, no está científicamente demostrado que pueda ser perjudicial ni que sea causa de autismo (seguro que es lo que leíste), nosotros tuvimos como minimo una eco por mes en todo el embarazo, y solo en el primer trimestre tuve unas 7, mi hijo es un niño normal.
    Lo único ”malo” para ti de que te consideren de riesgo es q te harán ecos cada mes, y si no te gustan te las vas a tener que ‘comer’, o negarte, eso ya como tu veas.
    Me alegro que todo bien, de verdad!

    • Sí, el sexo sí coincide. Y el no querer las ecografías tiene que ver con los posibles efectos pero solo en una parte. En realidad es que no nos gusta la idea de medicalizar excesivamente algo que debe ser natural, especialmente después de nuestra reciente experiencia: cuantas menos pruebas, mejor, especialmente ahora que sabemos que todo está bien y por lo tanto no es necesario tanto seguimiento. Respeto mucho a quien lo vive de otra manera (muchas amigas), pero a mí mi elección me proporciona tranquilidad.

      • A mi me tocó vivirlo y no fue por elección, yo iba por alto riesgo debido a la malformación de útero. El seguimiento médico es imprescindible, a nosotros nos comentaron de hacer amnio solo por verle los pies zambos (al final no fueron así) ya q podía ser sintoma de otro tipo de síndromes. Nos negamos, no ibamos a hacer nada en caso de q el bebé viniera mal pero eso no quita que sea necesario un control. Supongo que a vosotros tampoco os importaba si la nena venía con algo, tiraríais hacia adelante. Yo también respeto otras posturas, pero el control (mayor o menor) siempre es necesario. Es muy bonito en pensar que todo debe ser natural pero por desgracia la madre naturaleza no es tan sabia como parece y a veces las cosas no fluyen. Un abrazo!

        • Cielo, lo siento mucho porque antes me explicado fatal. Sabes que conozco tu caso y entiendo que está completamente justificado. Es necesario. Es más, yo no defiendo un embarazo sin pruebas. Me parece muy arriesgado. Sólo defiendo que cuando no es necesario ( y en nuestro caso parece que por suerte no lo es) no deberían hacerse más pruebas de las imprescindibles. Por eso no me alegro como me dicen mis amigas porque puede que vea mi niña todos los meses. Para mí calificarlo de alto riesgo por el error de una técnico significaría estar sometiéndome a más pruebas de las que necesito. Y eso es lo que no quiero… 😉

  12. Felicidades por esa niña preciosa que tienes en tu vientre!!!! ay pero que alegría!!!

    En cuanto a la eco, pedazo de profesional!!! a qué te quedas con la boca abierta de ver los detalles que pueden mirar, mi eco también fue muy completa…

    Me alegro tanto de que todo esté bien…Muchos besossssssssssssssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s